La Fiscalía ha mantenido la petición de 22 años y medio de cárcel para el hombre acusado de matar a otro en Carballo (A Coruña), tras asestarle 57 cuchilladas. En sus conclusiones, la representante del Ministerio Público añade que, además de provocarle la muerte, el procesado quiso causarle "un daño innecesario" a su víctima.

La Audiencia Provincial de A Coruña ha acogido este miércoles la tercera sesión del juicio con jurado popular contra este hombre, para quien la Fiscalía pide una condena de 22 años y medio de cárcel por un delito de asesinato y otro de tenencia ilícita de armas.

En sus conclusiones, la Acusación Particular, por su parte, ha rebajado la pena, de 28 a 22 años y medio de prisión, al retirar la agravante de alevosía. La Defensa, mientras, mantiene la petición de eximente completa por consumo de drogas.

PERITOS

En la sesión de este miércoles han declarado peritos que tomaron fotografías del lugar de los hechos, en donde recogieron indicios de que allí se había producido "una muerte violenta", según manifestaron. "No fue sin querer", añaden.

También, en calidad de peritos, han declarado agentes policiales que confirmaron que el arma que portaba el acusado había sido "transformada".

Según han explicado al tribunal, se trataba de una arma de fogueo que "había sido manipulada para poder disparar proyectiles".

Los hechos sucedieron en diciembre de 2017 en una carretera de Carballo (A Coruña) durante una discusión motivada porque la víctima le pedía al acusado que le diese una mayor cantidad de la droga comprada tres días antes en Ferrol.

Tras mantener un forcejeo, el presunto agresor, de acuerdo con el relato de hechos que hace la Fiscalía, le asestó a su acompañante las 57 cuchilladas, algunas cuando la víctima yacía ya en el suelo. El acusado, en su declaración, reconoció los hechos pero alegó que no tenía intención de matarlo.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.