El operativo que participa en las tareas de rescate de Julen, el niño de 2 años que cayó el pasado domingo a un pozo en Totalán (Málaga), ha optado por entubar la prospección tras surgir "dificultades técnicas" para abordar la construcción de los dos túneles previstos.

Se procederá a la entubación para asegurar la estabilidad del pozo y evitar que la construcción de un túnel paralelo y otro en oblicuo puedan afectar al orificio original y se produzcan desprendimientos de tierra.

El túnel oblicuo, opción que este jueves ha sido aplazada por la orografía del terreno, se iba a hacer con una tuneladora. Los trabajos de rescate se centran ahora en el agujero paralelo, que se efectuará con una máquina con suficiente anchura para que quepan las personas que tendrán que conectar con el pozo al que cayó el menor, que va a ser apuntalado para evitar desprendimientos.

Los últimos trabajos de conexión de estas galerías serán llevados a cabo por los ingenieros llegados desde Asturias expertos en rescate en minas (Hunosa).

En concreto, un portavoz de los ingenieros al cargo de la operación ha explicado que tras la succión del desprendimiento se detectó un tapón a una cota de "menos 71 metros, tomando como cota cero la boca del pozo" en la superficie. Hasta ahora se ha intentado "extraer el material, roca, piedra, arena, para llegar a donde puede estar Julen". Pero siendo una labor compleja, mientras se ha estado trabajando en encontrar otras soluciones.

Así son los trabajos que se acometen

Entre todas las opciones, una vez descartada momentáneamente la succión de más tierra, por el riesgo que conlleva, se ha optado por entubar o "encamisar" el pozo. Estos trabajos consisten en colocar un tubo dentro del pozo desnudo, antes de proceder a horadar otro pozo vertical en paralelo con una galería horizontal. "Es necesario encamisarlo", ha asegurado un portavoz.

Pero incluso antes de horadar las dos galerías, es preciso tener "una plataforma de trabajo" lo que lleva "movimiento de tierras importante", para que "cuando lleguemos a la cota menos 71, donde está el tapón de tierra y debajo está Julen, poder acceder a él con una galería horizontal que se excavará manualmente".

El primer pozo vertical (en paralelo) tendrá unos cincuenta metros de profundidad, con una inclinación de 15 grados, y la galería horizontal hasta el pozo en el que se encuentra el niño tendría unos cuatro metros.

Los trabajos contemplan un segundo punto de acceso al pozo. Con una galería en oblicuo, para poder garantizar que se accede al espacio "en el que está localizado el menor".

En cuanto al tiempo que tardarán en esta tarea, aunque a primera hora se dijo que se podría localizar a Julen en 24 o 48 horas, los técnicos ahora no quieren anticipar tiempos. "Estamos trabajando ya en la plataformas de trabajo. La plataforma se está terminando y en unas cuatro o cinco horas se podrá empezar con la galería. Trabajamos con una orografía muy compleja, tanto geográficamente como geológicamente y bueno, se puede encontrar materiales rocas más o menos duras que favorecen a ir más lento o más deprisa".

"Hay que tener en cuenta que después pasarán equipos de rescate y hay que trabajar con seguridad, así que no me aventuro a decir cuánto tiempo (se tardará)", ha asegurado este portavoz. "Es un tema muy complejo".