Ana Ollo, consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales
Ana Ollo, consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales EUROPA PRESS - Archivo

La consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales del Gobierno de Navarra, Ana Ollo, ha defendido que el palacio Marqués de Rozalejo es la sede "idónea" y "adecuada" para la Dirección General de Paz y Convivencia y el Instituto Navarro de la Memoria, al tratarse de un edificio con "múltiples oportunidades" para el desarrollo de sus objetivos.

"Así lo entendemos, así lo hemos asumido y así lo visibilizamos en el proyecto de Presupuestos", ha destacado Ollo, quien ha avanzado que la previsión para 2019 es "empezar a trabajar en el concurso del proyecto arquitectónico" para lo que se utilizará la partida contemplada en las cuentas de este año destinada a la adecuación de locales.

El proyecto ha generado discrepancias entre los socios de Gobierno, ya que EH Bildu no apoya que Rozalejo sea la sede. Por su parte, Podemos ha pedido al Gobierno "entendimiento" e Izquierda-Ezkerra ha considerado que es "una buena ubicación".

En una comisión parlamentaria, a petición de UPN y Podemos-Orain Bai, la consejera, que ha comparecido junto al director general de Paz, Convivencia y Derechos Humanos, Álvaro Baraibar, ha considerado que "situar la memoria, una de las políticas más invisibilizadas durante décadas, en el centro de Pamplona sería un auténtico hito de legislatura". Y ha afirmado que Marqués de Rozalejo, ocupado hasta la pasada semana desde hace más de un año, recogería "todas las políticas públicas que en torno a la memoria se están desarrollando".

Para Ana Ollo, es "necesario" consolidar una sede "digna" y "suficiente en recursos para la realización de diferentes actividades", una sede que "tendrá un espacio expositivo; sala de conferencias; biblioteca especializada en memoria y derechos humanos; centro de documentación; y salas de reuniones, tanto para uso del propio instituto como de las asociaciones memorialistas, con las que desde el primer momento se está trabajando de forma importante y frecuente, con una colaboración muy fecunda".

Además, la consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales ha explicado que la sede del Instituto Navarro de la Memoria y la Dirección General de Paz y Convivencia "tendrá una sala de seminarios", así como despachos administrativos.

Por todo esto, ha considerado que el Palacio Marqués de Rozalejo "reúne esas condiciones que tiene que tener la sede del Instituto Navarro de la Memoria" y ha destacado que este espacio requiere de "una ubicación que posibilite el trabajo de memoria y hacerlo de forma abierta y accesible a la ciudadanía y asociaciones memorialistas".

Según ha indicado Ollo, desde el Gobierno de Navarra se ha trabajado en "aportar soluciones a las demandas de los movimientos ciudadanos y espacios autogestionados" y ha asegurado que "lo hemos hecho con colectivos, con ayuntamientos y no hemos tenido problema en convenir espacios, en impulsar el diálogo y los espacios autogestionados". No obstante, ha remarcado que "este Gobierno defiende el trabajo" de un proyecto en un edificio público y se ha preguntado "por qué no los espacios autogestionados" en otra localización.

En este sentido, ha incidido en que "el edificio es la sede idónea para la Dirección General de Paz y Convivencia y el Instituto Navarro de la Memoria y lo es porque es un espacio suficiente para implementar todas las herramientas necesarias; permite aunar sinergias; es un espacio en el centro de la ciudad con actividad y servicios dirigidos a la ciudadanía; y sitúa a las políticas públicas de memoria en el centro de Pamplona como un espacio físico y un compromiso inequívoco".

DISCREPANCIAS ENTRE LOS SOCIOS

Tras la exposición de la consejera, el parlamentario de UPN Juan Luis Sánchez de Muniáin, ha exigido a Ana Ollo que "responda lo que va a hacer con el dinero de todos" en el Palacio Marqués de Rozalejo y le ha pedido detalles sobre la actuación prevista. "¿Qué cantidad de metros va a estar dedicada a oficinas, a espacios expositivos a talleres o salones de actos? Para eso le hemos llamado", le ha dicho a la consejera.

En representación del grupo de Podemos-Orain Bai, Tere Saéz ha compartido que el Instituto Navarro de la Memoria se sitúe en el centro de Pamplona, pero ha pedido "un entendimiento muy claro junto con las personas" que ocuparon el Palacio Marqués de Rozalejo y el Ayuntamiento de Pamplona para "seguir buscando el local adecuado para la autogestión y para el Instituto de la Memoria". "Sí al Instituto de la Memoria, pero buscando un buen lugar para la autogestión en Pamplona y un lugar que sea pactado", ha apuntado.

Por parte de Geroa Bai, Virginia Alemán ha considerada "muy adecuada" la localización del Instituto Navarro de la Memoria y la Dirección General de Paz y Convivencia en Rozalejo y ha defendido que "esté dentro de un espacio en el centro de la ciudad". "Eso hace que la ciudadanía navarra pueda conocer mejor sus objetivos y pueda generarle mayor conciencia en torno a la cultura de la paz", ha sostenido.

Desde EH Bildu, Dabid Anaut también ha considerado necesario el Instituto de la Memoria, pero ha afirmado que "lo que no vemos tan claro es que tenga que llevarse a cabo en el Palacio Marqués de Rozalejo, lo que no vemos que esté justificado y una decisión que no cuenta con nuestro apoyo". "En Pamplona y la comarca hay muchos espacios que podrían utilizarse", ha remarcado Anaut, quien ha calificado la propuesta de "oportunismo político".

La socialista Inma Jurío, por su parte, también ha reprochado a la consejera que no haya dado detalles sobre las obras que se van a realizar, si bien ha afirmado que no le "extraña" que "no haya traído nada" porque "es otro proyecto del acuerdo programático que no se va a llevar a cabo". Y ha cuestionado que en los últimos presupuestos "se presente una partida cuando ni siquiera cuenta" con el apoyo de sus socios para el local.

Desde el PPN, Ana Beltrán ha considerado que se trata de "un proyecto poco creíble" a la vista de la exposición de la consejera en la que, a su juicio, ha habido "mucha paja y proclama electoralista". "Pero carece de chicha lo explicado. Parece un proyecto poco viable", ha sostenido.

Finalmente, José Miguel Nuin, de Izquierda-Ezkerra, ha expresado "todo el apoyo" al Instituto Navarro de la Memoria y ha valorado "positivamente" que "haya una propuesta encima de la mesa, también en relación a la ubicación". "Si hay otras propuestas estamos dispuestos a valorarla, pero creemos que hay una propuesta que cumple los requisitos necesarios. Es una buena ubicación", ha zanjado.

En su turno de réplica, Ana Ollo ha considerado que si pueden UPN y PPN "harán suprimir" el Instituto Navarro de la Memoria porque "no creen en las políticas públicas de memoria".

Consulta aquí más noticias de Navarra.