El informe muestra diferencias "muy significativas" del gasto de los hogares en función de la comunidad autónoma en la que se encuentren. Así, este 'gap' se eleva hasta el 68% entre la región con la factura media más cara, que fue Castilla-La Mancha, con 1.068 euros, un 5,1% más, y la que registró la más barata, Canarias, con 638 euros, un 3,4% más.

Por detrás de Castilla-La Mancha como las regiones con los mayores gastos medios por hogar durante el año pasado se situaron Baleares, con 1.045 euros, un 10,5% más, así como Cantabria, con 1.042 euros, un 10,1% más; Madrid, con 1.041 euros, un 7,1% más, y Aragón, con 1.039 euros, un 8,7% más.

En el lado opuesto, como las comunidades autónomas con la factura energética más baja en 2018, por detrás de Canarias, se encuentran Galicia, con 784 euros (+2,1%); Andalucía, con 879 euros (+5,9%); Comunidad Valenciana, con 917 euros (+3,6%), y Asturias, con 944 euros, un 11,1% más.

Ante estos datos, la fundadora y consejera delegada de Fintonic, Lupina Iturriaga, ha afirmado que, a pesar del crecimiento en el precio de la energía registrado en los últimos meses, es posible conseguir ahorros en la factura a través de la renegociación de las condiciones o con la contratación de otros proveedores.