María Luisa Carcedo
La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, a su llegada a la entrega del premio estrategia NAOS 2017, esta mañana en Madrid. EFE/Emilio Naranjo

La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, anunció este martes que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) pretenden eliminar el copago de los fármacos para las personas en situación de vulnerabilidad y la posiblidad de que se establezca el copago en los transportes médicos y productos dietéticos.

Si finalmente los PGE salen adelante y son aprobados en el Parlamento, los beneficiarios de esta medida serán los pensionistas con rentas inferiores a 11.200 euros anuales, las personas perceptoras de prestaciones económicas de la Seguridad Social por hijo a cargo y las familias que sus ingresos se sitúen por debajo de los 11.900 euros por año.

El ministerio estimó que las personas en situación de vulnerabilidad que se beneficiarán de esta medida son alrededor de 7,8 millones.

La ministra, además, defendió la elección de los colectivos beneficiados por la medida. "Preferimos compensar e incluir rentas bajas de todos los colectivos en lugar de volver a librar a todos los pensionistas del copago", tal y como sucedía en España antes de la crisis económica.

Carcedo destacó que con los Presupuestos "se cerrará la puerta a los nuevos copagos sanitarios introducidos por real decreto en 2012" y calificó de excelente la decisión de "eliminar barreras de acceso a la sanidad como suponen los copagos para las rentas más bajas y las familias en situación de vulnerabilidad".

Un plan contra la pobreza de 82.000 menores

El ministerio contará con 3.133,56 euros para 2019 e incrementará sus presupuestos un 41% si finalmente se aprueban los PGE. En sanidad y consumo se invertirán 364,87 millones, un 9,3% más que en 2018. La partida que más sube es la de servicios sociales, que pasará a 2.716,49 millones, con un aumento del 47,4% respecto a 2018.

La ministra de Sanidad destacó, además, algunas de las inversiones concretas que pretenden realizar durante este año gracias a los nuevos presupuestos. Entre ellas una partida de 22 millones de euros para la mejora de servicios sanitarios en Ceuta y Melilla, el aumento de un millón de euros en la inversión para planes de prevención y control del Sida y otras Enfermedades de Transimisión Sexual (ETS) o la dotación de seis millones para la Organización Nacional de Transplantes (ONT), por ejemplo. Carcedo aprovechó para definir la ONT como "la joya de la corona" del sistema sanitario español y aseguró que "tenemos un sistema sanitario excelente".

Asimismo, el Gobierno quiere aumentar hasta los 1.800 euros las ayudas para las familias en situación de pobreza severa y extender a todas las situaciones de necesidad la cobertura por hijo a cargo. Con esta medida se pretende reducir la pobreza infantil severa en un 12 %, lo que afectaría a unos 82.000 menores. En España 2,1 millones de menores de 16 años está en riesgo de pobreza, lo que supone uno de cada tres, y de ellos 375.000 lo hace en situación de carencia severa.