Planta de Ford en Almussafes
Cadena de montaje en la planta de Ford en Almussafes (Valencia). FORD - Archivo

El anuncio de la alianza entre Ford y Volkswagen a nivel mundial para el desarrollo de vehículos es "una mala noticia" para la planta que la multinacional estadounidense tiene en la localidad valenciana de Almussafes y que da empleo directo a 7.400 personas e indirecto a varias decenas de miles más.

Así lo ha calificado este martes el presidente del comité de empresa de Ford Valencia y responsable de UGT-Ford, Carlos Faubel, que considera que la colaboración entre ambos gigantes automovilísticos genera "incertidumbre" en la factoría valenciana.

Los máximos responsables de ambas compañías han sellado la colaboración, centrada en la producción de vehículos comerciales y camionetas pickup para "mercados globales", lo que les permitirá ahorrar costes de desarrollo. Además, firmaron un memorando de entendimiento para "investigar la colaboración en vehículos autónomos, servicios de movilidad y vehículos eléctricos".

Aunque el director general de Ford, Jim Hackett, indicó que los vehículos fabricados compartirán componentes pero mantendrán indentidades propias y que no espera que la alianza implique la reducción de la fuerza laboral de la compañía, los sindicatos recibieron la noticia como un jarro de agua fría. Según Faubel, "el acuerdo dice que Ford se dedicará a los vehículos de mayor tamaño y Volkswagen se dedicará a las furgonetas urbanas. Y nosotros no somos Volkswagen", aseguró. "Todo indica que no es una buena señal" para Almussafes, añadió.

En opinión del dirigente sindical, este anuncio "coincide" en el tiempo con los planes globales de reestructuración de la compañía, y más en concreto con el ajuste que se va a llevar a cabo en Europa. De hecho, "Ford ha dicho que iba a ir tomando decisiones en los próximos seis meses, y lo está haciendo", ha manifestado Faubel. Sin ir más lejos, el presidente de Mercados Globales de Ford, Jim Farley, afirmó, en referencia a los ajustes en Europa, que la empresa hará "todo lo que tenga que hacer" para que las plantas del viejo continente sean rentables.

En cambio, desde el Clúster de Automoción de la Comunitat Valenciana, que agrupa a los proveedores, ven la alianza entre ambos fabricantes de vehículos como "una oportunidad" para la planta valenciana de Almussafes y su industria auxiliar.

Calma tensa hasta la primavera

La factoría de Almussafes reanudó la producción la semana pasada tras el parón iniciado el 18 de diciembre a consecuencia del Expediente de Regulación de Empleo Temporal (ERTE) aprobado a raíz del descenso de la demanda. Según el comité de empresa, será posiblemente en primavera, entre marzo y abril, cuando se concretarán las medidas de reestructuración para la planta valenciana. Carlos Faubel pide que los ajustes den "margen para la negociación".

Consulta aquí más noticias de Valencia.