El Sindicato de Enfermería (Satse) reclamó este martes a la dirección del Hospital de Valme de Sevilla que "tome medidas inmediatas ante la situación de colapso que está sufriendo el servicio de Urgencias del centro hospitalario", que, "sólo en las últimas 24 horas, ha registrado un pico de afluencia de 450 pacientes".

Este "colapso" en las Urgencias "se viene repitiendo en los últimos días", según ha indicado Satse, que en un comunicado ha exigido que "se dé cobertura al personal de Enfermería, pero no como refuerzo puntual, sino como parte de la plantilla permanente", al tiempo que demanda que "se habiliten todas las camas en este hospital, incluido Tomillar, para garantizar una adecuada respuesta asistencial".

Según Satse, el citado servicio de Urgencias consta de 20 camas para pacientes en la sala de Observación A, aunque actualmente hay 22 usuarios en la misma, mientras que la sala de Observación B -también llamada PIN-, habilitada para pacientes que están pendientes de una cama de hospitalización y pacientes para los que se prevé una resolución no mayor de doce horas que "generalmente se incumple", cuenta con 15 camas y diez camillas, si bien "en estos momentos esta sala también se encuentra por encima de su capacidad, al estar ocupada por 27 pacientes".

Por otro lado, en la sala de Críticos "permanecen seis pacientes que, aunque es la capacidad para la que está diseñada la sala, hay dos códigos Ictus esperando a ocupar un lugar en esa sala de cuidados específicos", según Satse, que denuncia así "el continuo colapso de las Urgencias, que deriva en un hacinamiento de los pacientes sin las condiciones de seguridad y calidad que requiere su asistencia".

En Barcelona la situación en similar en el Hospital Universitario Vall d'Hebrón. Pacientes con diferentes patologías de distinta gravedad comparten pasillo en los hospitales, según se aprecia en un vídeo publicadopor la Agencia Atlas. "Está súper colapsado todo", dice el familiar de un paciente. "Mi marido está en un pasillo de cinco metros con cuatro personas", añade otra mujer. Hay 80 pacientes en las zonas de paso, algunos desde hace cinco días, según las mismas fuentes.

En el Hospital Universitario de A Coruña, en Santiago de Compostela, también están "amontonados" y con los "pasillos llenos", según lamentan varias personas. Los sanitarios denuncian falta de personal y medios, cuando todavía se espera un repunte de la gripe.