La actriz británicaTilda Swinton, a su llegada a los Oscar.
La actriz británicaTilda Swinton, a su llegada a los Oscar. EFE
La actriz británica Tilda Swinton se alzó con el Óscar a la mejor actriz secundaria por su papel de una ambiciosa mujer de negocios en Michael Clayton.

Swinton, que recibió el premio de manos del actor Alan Arkin, competía en la 80 edición de los Premios de la Academia de Hollywood con la australiana Cate Blanchett y las estadounidenses Amy Ryan, la veterana Ruby Dee, y la joven Saoirse Ronan, de sólo 13 años.

Al recoger el galardón, la actriz aseguró que la figura del Óscar es "igual que mi agente en Estados Unidos, Bryan Swordstrom", a quien le dedicó el galardón.

"No habría manera de que me montara en un avión si no fuera por él", dijo.

También se refirió a su compañero en la película, George Clooney, de alabó su seriedad y profesionalidad durante el rodaje.

En la película interpreta a una ambiciosa mujer de negocios, un papel que está lejos de los de Bruja Blanca en Las crónicas de Narnia o de su largo historial con musa del iconoclasta cineasta británico Derek Jarman.

Casada con el director y guionista John Byrne, Tilda Swinton vive en Escocia y se traslada, ahora con más frecuencia que nunca, a Hollywood para rodar al lado de directores como los hermanos Coen o David Fincher.

Su último trabajo estrenado, donde da vida a una alcohólica y secuestradora de niños, es Julia, presentada en la Berlinale, de Erick Zonca.