El joven Xiao Wang en su cama con su máquina de diálisis
El joven Xiao Wang en su cama con su máquina de diálisis. MyjoyonlinE

Xio Wang es un joven chino que fue conocido en todo el mundo en 2011. Entonces, ansioso por conseguir un iPhone, y sin tener dinero para ello, decidió vender uno de sus riñones para poder comprarlo teniendo 17 años. Para esta operación contactó con una red ilegal de tráfico de órganos sin que su familia lo supiese. Por esta operación recibió 3.000 dolares, con los que se compró un iPhone y un iPad.

Los miembros de la mafia le aseguraron en la clínica que podía vivir con un riñón. Sin embargo, en la clínica ilegal donde le operaron, Wang contrajo una infección.

Esta infección le llevó a una insuficiencia renal que hace que ahora, más de siete años después, viva en una cama conectado a una máquina de diálisis y necesite asistencia las 24 horas del día.

Cuando salió de la clínica ilegal su madre le preguntó de donde había sacado el dinero para comprarse el móvil y la tablet. Tras confesar lo ocurrido, se procedió a la denuncia que llevo a la condena de los miembros de esa red a entre tres y cinco años de prisión. Además, la familia de Wang recibió una indemnización de unos 200.000 dólares.