Miguel Ángel Revilla
Miguel Ángel Revilla GOBIERNO - Archivo

"Después de años de inversiones paupérrimas e incluso de impagos y morosidad por parte del Gobierno central, los cántabros vemos frustradas de nuevo nuestras expectativas y nuestra región es una de las pocas donde las inversiones retroceden, con una merma de más del 9 por ciento, que continúa un maltrato que en ningún caso merecemos", ha manifestado el presidente a través de una nota de prensa.

Después de un primer análisis y a falta de un estudio más detallado de las cuentas, Revilla ha reconocido que esperaba "bastante más" del actual Gobierno, sobre todo en materia de infraestructuras, donde las inversiones previstas caen algo más de un 8 por ciento, con 19 millones de euros menos que el año pasado.

Ese descenso en una Comunidad Autónoma donde el Tren de Alta Velocidad aún es "la gran promesa nunca cumplida" sólo augura a su juicio "nuevos retrasos e incumplimientos".

Además, cuestiona el "abandono" de proyectos de carreteras como el Desfiladero de La Hermida, "desaparecido en el presupuesto", y "las cantidades de risa" destinadas al tercer carril a Vizcaya; las variantes de Potes, Los Tornos y Lanestosa; el puerto de San Glorio o la autovía Aguilar de Campoo-Burgos, "otra actuación fundamental para Cantabria que se ha desvanecido".

Para el presidente cántabro, todas estas carencias "dejan en evidencia" el compromiso que el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, asumió en su reciente visita a Cantabria, cuando se comprometió a mantener y continuar todos los proyectos programados en la etapa anterior.

No obstante, Revilla también ha responsabilizado de esta situación al anterior titular de Fomento, Íñigo de la Serna (PP), porque "no puso en marcha prácticamente ninguno de los proyectos que incluyó en el presupuesto del año pasado, lo cual ha propiciado ahora que acaben abandonados y sin ninguna consignación".

"El Gobierno del PP no ejecutó lo que presupuestó y ahora el del PSOE ni siquiera presupuesta, lo cual perpetúa el engaño que viene sufriendo Cantabria a manos del Estado", ha agregado.

Asimismo y aunque ha valorado la inclusión de una partida de 22 millones de euros para continuar los pagos pendientes por las obras del Hospital Valdecilla, el presidente cántabro ha recordado que, descontando esa cantidad, la deuda del Estado por este concepto aún asciende a 99 millones de euros.

Finalmente, Revilla ha subrayado que las inversiones conocidas hoy "no son una buena noticia para Cantabria", por lo que confía en que los parlamentarios que representan a la Comunidad Autónoma en el Congreso y el Senado "tomen nota e impulsen las mejoras necesarias durante la tramitación en Las Cortes".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.