Carcaño finaliza el 'test de la verdad'
El asesino confeso de Marta del Castillo, Miguel Carcaño, a su salida del Hospital Miguel Servet de Zaragoza, tras someterse al 'test de la verdad'. EFE

El 24 de enero se cumplen diez años desde la desaparición y el asesinato de la joven sevillana Marta del Castillo Casanueva. El cuerpo de la joven sigue en paradero desconocido desde el 24 de enero de 2009 y el principal acusado, su exnovio Miguel Carcaño se encuentra entre rejas desde 2013. Pero en este caso hubo muchos protagonistas y muchas versiones de lo ocurrido. El proceso ha sido y sigue siendo complejo y con varias incógnitas pendientes de resolver: ¿Cómo la mató?, ¿quiénes-además del asesino confeso-participaron? y, sobre todo, ¿dónde está el cadáver?.

La policía buscó su cuerpo en diferentes puntos del río Guadalquivir, en un vertedero, en una finca, en un descampado de Camas o en una escombrera. La sentencia del caso recoge que tres personas saben el paradero exacto del cadáver. Se trata del propio asesino, Miguel Carcaño; de su encubridor, 'El Cuco', y de una tercera persona de la que se desconoce su identidad. El desarrollo estuvo plagado de tantas mentiras y de tantos cambios de versión de los acusados que aún hoy sigue despertando numerosas incógnitas.

De hecho, el abuelo de Marta, José Antonio Casanueva, ha registrado este lunes un escrito en la Fiscalía Provincial de Sevilla solicitando la repetición del juicio celebrado en 2011. A su juicio, existen las "incongruencias" y "no concordancias" de ciertos elementos recogidos en la sentencia con el fallo emitido en el procedimiento contra el entonces menor de edad Javier García, alias 'El Cuco', quien fue condenado a dos años y once meses de internamiento por un delito de encubrimiento.

La familia de Marta nunca quedó satisfecha con el juicio y siempre ha señalado a otros implicados. En un visita de su padre, Antonio del Castillo, a la cárcel para hablar con Carcaño, este le aseguró que todo se produjo en la finca de su hermanastro, Javier Delgado. De ahí que siempre han señalado al hermano y también a 'El Cuco'.

Los protagonistas del caso:

Marta del Castillo:

Esta sevillana de 17 años desapareció durante la tarde del sábado 24 de enero de 2009. Al parecer, aquel día salió con unos amigos, entre los que se encontraba su exnovio Miguel Carcaño, que posteriormente se confesaría autor del crimen. Nunca regresó a casa. Su cuerpo aún no ha sido encontrado aunque se ha buscado primero en el río Guadalquivir, en un vertedero, en un descampado en Camas y en una finca.

Miguel Carcaño:

Miguel fue novio de Marta hasta unos meses antes de su desaparición. Huérfano de madre y abandonado por su padre, a los 19 años Carcaño trabajaba limpiando cristales. Tras la muerte de la joven, siempre fue el principal sospechoso del asesinato, tanto para la policía como para la familia de la chica. Fue detenido el 20 de febrero de 2009, 20 días después de matarla. Un día más tarde, el 14 de febrero, confesó haberla matado. En febrero de 2013, el Tribunal Supremo corrigió el fallo anterior, que le condenaba a 20 años de prisión, y aumentó a 15 meses la pena impuesta a Carcaño. En 2030 expira su condena.

El asesino, que cambió más de una vez su versión, pasó varios años por el penal de Morón de la Frontera (Sevilla), donde el 27 de marzo de 2010 intentó quitarse la vida sin éxito. Ahora tiene el segundo grado en la cárcel de Herrera de la Mancha (Ciudad Real). En una visita a la cárcel en febrero de 2017 del padre de Marta, Antonio del Castillo, le insistió que el cuerpo de la joven estaba en la finca de su hermano, absuelto, y que este le ayudó a deshacerse del cadáver. En la entrevista, Carcaño le aseguró que el cuerpo de Marta estaba en una finca de La Algaba.

En diciembre del 2018, ABC desveló la vida que lleva en la cárcel. El joven se pasa la mayoría de las horas del día en el patio o haciendo manualidades, además, apenas nadie va a verle porque su madre falleció y no mantiene buenas relaciones con su hermanastro, Francisco Javier Delgado, a quien acusó de haber sido el autor material del crimen y de haber escondido el cadáver de Marta del Castillo en la finca La Majaloba.

Javier Delgado:

Francisco, de unos 49 años, es el hermano mayor de Miguel y, este nunca lo inculpó antes del juicio. Quien sí lo señaló como cómplice fue 'El Cuco'. Según su versión, el hermano le ayudó a arrojar el cuerpo de Marta al Guadalquivir. Fue el último detenido por el caso y el 20 de mayo se convirtió en el primero en ser absuelto del delito de encubrimiento. La investigación también le responsabilizó de 'limpiar' el domicilio donde se cometió el crimen. Fue el único de los acusados que ha recurrido su encarcelamiento y su coartada ha sido ratificada por su ex esposa y su actual novia.

La familia de Marta del Castillo siempre lo ha considerado el 'cerebro' que se esconde detrás de la desaparición del cuerpo. También fue señalado por su hermano en su última versión de los hechos. En una carta asegura que fue él quien mató a Marta a golpes con la culata de una pistola y que el cuerpo está oculto en una finca, aunque la policía nunca encontró nada ahí. "Para él, su hermano la ha tenido que cambiar de sitio; son palabras textuales de Miguel Carcaño", relató en su momento Antonio del Castillo.

María García: 

Es la novia de Francisco Javier Delgado y prestó declaración en varias ocasiones ante el juez hasta que este decidiera ordenar su detención el 14 de abril por su presunta implicación en el caso. María, según su versión, estuvo estudiando en el piso de la calle León XIII la noche en que se cometió el crimen, y declaró ante el juez que no oyó nada. Fue absuelta del delito de encubrimiento.

Francisco Javier García, alias El Cuco:

En el momento del crimen tenía 15 años. Miguel aseguró que le ayudó, junto a Samuel, a llevar el cuerpo de Marta al río. El ADN de la joven fue encontrado en el coche de su madre y la policía opinó que él estuvo en la casa de Miguel. Sin embargo, después se retractó, a pesar de que había confesado anteriormente, y aseguró que no tenía nada que ver, que se lo había inventado todo utilizando lo visto en televisión. También negó, tras ser acusado por Miguel Carcaño, que fuera el autor de la muerte de la joven.

En 2011, un juez lo condenó a dos años y once meses de internamiento en un centro de menores por los delitos de encubrimiento y desaparición del cadáver de Marta. El juez le absolvió de los delitos de violación y asesinato. Sin embargo, el magistrado señaló en su sentencia que tenía la "plena convicción" de que el joven sabía dónde estaba el cuerpo de la adolescente sevillana.

Según una información reciente de El Español, 'El Cuco' se encuentra actualmente viviendo en un pequeño municipio de Francia donde trabaja de mozo de almacén. Se trasladó con otro de los implicados en el asesinato, Samuel Benítez, y estuvieron residiendo juntos. Samuel trabajaba como escultor y 'El Cuco' como modelo, pero esto les duró poco. Ahora, según el mismo medio, sigue viviendo en un barrio de Rognac, al sur del país, en un piso con su novia y su perro y solo sale con la cara cubierta.

Samuel Benítez:

Amigo de Miguel e inculpado por éste como la persona que le ayudó a deshacerse del cuerpo. En su primera declaración, tras su detención, confesó pero después negó cualquier relación con los hechos. La Policía no encontró su ADN en ningún escenario relacionado con el crimen. En los primeros días tras la desaparición de Marta colaboró en las labores de búsqueda. El 10 de diciembre de 2009 la Audiencia de Sevilla le concedió la libertad provisional porque el juez entendió que ya no existía riesgo de fuga o de que pudiera destruir pruebas, pese a que la Fiscalía solicitó para él ocho años de prisión por encubrir al asesino.

Actualmente, Samuel vive en Rognac y trabajó durante un tiempo como escultor.

Antonio del Castillo:

Sostuvo y sigue sosteniendo que los acusados tramaron una estrategia para que el cuerpo de su hija no aparezca jamás y llegó a insinuar que hay alguien detrás que les dirige. El padre fue uno de las personas que vieron por última vez a su hija. En una entrevista en El Mundoexplicó cómo de la última vez que la vio: "Lo tengo grabado en la memoria como si fuera un video. Era sábado y venía yo de comprar. Me la encontré en el portal y me abrió la puerta. Estaba con Miguel Carcaño, que había aparcado la moto fuera. No volví a verla más".

Junto con su familia, se ha convertido en el adalid de una campaña por el cumplimiento de penas íntegras y la cadena perpetua. El activismo del padre para que no se derogue la prisión permanente revisable ha sido muy sonado.

Por ello, se reunió con el presidente Zapatero y Mariano Rajoy y hasta la actualidad sigue reuniéndose con políticos y convocando concentraciones. Cree que los presuntos implicados en la muerte de su hija "se están cachondeando de la Justicia y de la familia". "Si encuentran el cadáver de Marta será por casualidad". Así se pronunciaba el 24 de diciembre de 2017 Antonio del Castillo.

Del Castillo no ha parado de generar polémica, lo último ha sido su decisión de apoyar a Vox, aunque aseguró que no será candidato. Su rostro ha estado muy vinculado, hasta ahora, al Partido Popular, y fue este partido quien lo llevó al Congreso para defender la prisión permanente revisable.

La novia de Miguel:

La que fue novia del asesino confeso, de 14 años en su momento, se convertió en uno de los personajes clave del caso. Miguel vivía en su casa, junto a ella y su madre, en la época en la que supuestamente asesinó a Marta. Durante mes y medio, mantuvo que desconocía aquellos hechos. En los primeros momentos, se exhibió continuamente en los medios de comunicación. Después cambió su declaración y aseguró que su pareja le confesó el crimen pocas horas después de cometerlo. Y solo declaró como testigo.

Paloma Pérez Sendino:

La abogada de Miguel Carcaño. Esta letrada, especialista en delitos por narcotráfico, fue designada para defender al principal acusado en el caso, tras la renuncia de los dos abogados anteriores. En sus primeras intervenciones aseguró que Miguel estaba dispuesto a colaborar.

Años más tarde, en 2015 en una entrevista en ABC que no le supuso "rechazo alguno" defender a Miguel, "ya que la gente comprende que está haciendo su trabajo". En cuanto a la investigación, la abogada afirma que la instrucción llevada a cabo por el juez Francisco de Asís Molina ha sido "laboriosa" y siempre se ha ido a remolque de las declaraciones de Miguel tratando de encontrar el cadáver.

De cualquier forma, aseguró que, desde que asumió el caso era muy dudoso que se encontrara el cuerpo de la menor. "Nadie decía nada y era frustrante darse contra una pared", admitió la abogada.