Audiencia Provincial de Almería, Palacio de Justicia
Audiencia Provincial de Almería, Palacio de Justicia EUROPA PRESS - Archivo

El procesado, de 46 años y en prisión provisional por esta causa desde 2016, ha reconocido este lunes los hechos en el acto de juicio ante un tribunal de la Sección Segunda y se ha conformado con la condena interesada por el Ministerio Público.

El fiscal ha modificado su escrito de calificación provisional y ha considerado que la conducta se enmarca en un delito continuado de abusos sexuales con la agravante de parentesco si bien, de forma inicial, estimó que se trataba de un delito continuado de agresión sexual, según han informado a Europa Press fuentes judiciales.

Así, ha rebajado la petición de 14 años de prisión a siete años de cárcel mientras que por el delito continuado de utilización de menores para la elaboración de material pornográfico, también con la agravante de ser descendiente, ha interesado otros siete años de prisión frente a los siete años y ocho meses que solicitaba provisionalmente.

Según recoge el escrito de acusación, el procesado instó en hasta diez ocasiones a su hija, de 17 años, a que se quitase la ropa y posase para él.

También la sometió a tocamientos "bajo la amenaza de no dejarla salir del domicilio familiar y no permitirle usar el móvil" y, en una ocasión, consumó los abusos aunque ella "se resistió activamente" y desistió.

Al margen de la pena privativa de libertad, el procesado, que fotografió y grabó los hechos, deberá cumplir 20 años de libertad vigilada y deberá indemnizar a la víctima con 30.000 euros por los daños morales causados ya que sufre un trastorno adaptativo con ansiedad, "siendo altamente propensa a ella por vergüenza, desprotección, culpa, mutismo y evitación".

Consulta aquí más noticias de Almería.