El Gobierno ha confirmado este lunes en la presentación del proyecto de Presupuestos de 2019 que el Tesoro pedirá un crédito de 15.164 millones para afrontar las dos pagas extraordinarias de las pensiones. Una medida que se replica por tercer año consecutivo, después de que el Ejecutivo de Rajoy la tomase en 2017 y 2018.

Los socialistas, sin embargo, no siempre se mostraron en favor de esta medida. El 16 de enero de 2018, el propio Pedro Sánchez reprochaba al Ejecutivo del PP que solicitase dinero prestado para afrontar el pago de las prestaciones. 

"Ahora mismo las pensiones no estan siendo pagadas con las cotizaciones de los trabajadores y trabajadoras, sino con los impuestos que van a pagar vuestros nietos y nietas cuando sean adultos y estén en edad de trabajar", afirmaba Sánchez en un mitín. "Lo que es la perversión del sistema, están pagando las generaciones futuras las pensiones de hoy".

El primer préstamo que tramitó la exministra Báñez, allá por enero de 2017, ascendió a 10.192 millones. El segundo, el año pasado, fue de 15.164 millones divididos en un préstamo del Tesoro de 13.830 millones y una transferencia de 1.334 millones. Este año, se repite la misma cifra. El préstamo no devenga intereses y su cancelación se producirá en un máximo de diez años a partir de su concesión.