Carlos Santana en Locarno
El músico estadounidense de origen latino, Carlos Santana. Carli Mathis / EFE

Carlos Santana piensa que la música sirve, sobre todo, para "elevar el espíritu de la gente". Que es una manera de hacer entender a las personas que son dignas, que no están en pecado. Y puede que, en esa misma búsqueda de la purificación a través del arte, haya nacido su nuevo EP —que verá la luz el 25 de enero y que incluirá nuevas canciones—.

In Search of Mona Lisa (En busca de Mona Lisa) es el nombre de este trabajo basado en un encuentro del artista con el famoso óleo de Leonardo da Vinci, en el Museo del Louvre. Con él, el mítico guitarrista de origen mexicano estrena contrato con la discográfica estadounidense Concord Records.

A las espaldas de Santana quedan ya muchos éxitos conocidos —Corazón espinado, Maria Maria—. Tres generaciones de fans y más de 100 millones de discos vendidos lo sitúan entre los guitarristas más famosos de la historia. De hecho, en 2003, la revista Rolling Stone lo colocó en el puesto 20 de los 100 mejores.

Este 2019 se cumplen veinte años desde que Santana publicase el álbum Supernatural (1999) —con el que revolucionó todas las listas y se hizo con 9 Grammy—, y cincuenta desde que dejó boquiabierto al público de Woodstock, gracias a su maestría para fusionar el rock and roll y la música de raíces latinas y afroamericanas.

Por eso, porque para este músico la búsqueda de la purificación siempre continúa, en esta fecha tan significativa, Santana vuelve a regalar música a sus seguidores: primero será el EP y, durante el próximo verano, saldrá a la calle su nuevo disco, que producen él mismo y el multifacético Narada Michael Walden.