Un invento cuya paternidad es objeto de polémica desde la publicación en 20 minutos, el pasado día 18 de enero, de un artículo acerca de la autoría española de este artilugio, que puso de pie a las personas a la hora de fregar.

El debate lleva prolongándose desde hace varios días a través de nuestro diario y su edición digital www.20minutos.es.

En aquel artículo, su autor, Daniel Civantos, afirmaba que, si bien la paternidad de este invento «estaba muy clara hasta hace poco, cuando las enciclopedias y las preguntas del Trivial se la otorgaban al ingeniero aragonés Manuel Jalón, que trajo la idea de los Estados Unidos, donde la fregona de rodillo era común en las bases militares. Sin embargo, el verdadero alumbrador del mocho, tal y como hoy lo conocemos, es otro aragonés de pro, Emilo Belbis, socio de Jalón (…) que españolizó el artilugio sustituyendo el rodillo de escurrir por una pieza de plástico en forma de tricornio con agujeros, entre otras modificaciones».

Sin embargo, el 1 de febrero se publicaba en esta misma sección una carta de Manuel Jalón Corominas, en la que, bajo el contundente título de La fregona la inventé yo, aseguraba que «la implantación de la fregona en España, cabe la satisfacción de serlo, a quien suscribe este artículo». «En 1958 –explicaba Jalón– promoví en Zaragoza Manufacturas Rodex, SA, de la que fui responsable durante treinta años, empresa que fabricó ochenta millones de fregonas que erradicaron de España la costumbre de fregar de rodillas».

Manuel Jalón sostenía ser también «el creador de los modelos de fregona como los actuales, registrados como patente de invención. El modelo de utilidad de Emilio Bellvis Montesano le fue rechazado como patente de invención por el Registro de Propiedad Industrial. No aportaba ningún beneficio respecto a los modelos de fregona entonces conocidos», afirmaba.

Ese mismo día le contestaba a través de www.20minutos.es el nieto de Emilio Bellvis, que remitía a la web www.fregona.net para resolver las dudas suscitadas sobre la patente del invento.

La paternidad de Bellvis era también defendida al día siguiente por Miguel Ángel A.V., quien, también en nuestra edición digital, argumentaba que, si bien «el modelo de utilidad de Emilio Bellvis Montesano le fue rechazado como patente de invención (Manuel Jalón no reconoce la verdad), el que inventó la fregona tal y como la conocemos fue don Emilio Bellvis Montesano».

La última réplica, por el momento, ha correspondido a Manuel Jalón Oliveiras, que el pasado día 3 reiteraba que «la fregona que definitivamente cambió la forma de fregar el suelo (y cuya imagen todos tenemos en mente) corresponde a la patente de invención del señor Jalón Corominas».

El debate completo sobre esta polémica puede seguirse en la carta mencionada.