Imagen de archivo de una narcolancha
Imagen de archivo de una narcolancha ARCHIVO

La Policía Nacional y la Guardia Civil han detenido, en una operación conjunta, a 28 personas que supuestamente formaban parte de una organización dedicada al tráfico de hachís a gran escala desde el norte de África hacia las costas de la comarca gaditada del Campo de Gibraltar.

Según informan fuentes de la Policía, la operación comenzó el pasado septiembre, cuando los agentes observaron a un grupo de personas sospechosas de estar implicadas en actividades relacionadas con el tráfico de drogas mantener reuniones con los miembros de otra organización delictiva.

Esta última se dedicaba al apoyo logístico de organizaciones de narcotraficantes, a las que proveía de vehículos todoterreno de gran potencia empleados para la entrada de los alijos.

Durante los seguimientos, los agentes descubrieron además la existencia de fincas y locales en Tarifa que estaban sirviendo de refugio para vehículos y drogas.

Adicionalmente, el alto nivel de vida de algunos de estos sospechosos perseguidos, no acorde con sus ingresos conocidos, también llamó la atención de los cuerpos de seguridad. Precisamente, algunos de estos miembros contaban con trabajos legales, con el fin de que sus actividades delictivas pasasen más desapercibidas.

En el clímax de la operación, los agentes lograron confiscar un alijo de hachís en El Ancón (Tarifa), así como tres vehículos robados y una embarcación semirrígida, gran cantidad de dinero en efectivo y abundante material informático; también, la organización poseía varias armas de fuego que utilizaban para evitar robos por parte de otras organizaciones.

Con estas detenciones los cuerpos dan por desarticulada la red, si bien no se descarta que se produzcan nuevas detenciones en Marruecos gracias a la colaboración de las autoridades del reino alaouí.