El ex jefe de seguridad del BBVA, a Villarejo: "Mi presi me llama cada 10 o 15 días y quiere conclusiones"

El excomisario José Manuel Villarejo y el expresidente del BBVA, Francisco González.
El excomisario José Manuel Villarejo y el expresidente del BBVA, Francisco González.
ARCHIVO

El ex jefe de seguridad del BBVA, Julio Corrochano, habría encargado al excomisario ahora encarcelado José Manuel Villarejo informes con "acciones agresivas y desestabilizaras" contra los enemigos del entonces presidente de la entidad, Francisco González, según publica este lunes con nuevas grabaciones el diario Moncloa.com.

Este diario revela que Corrochano le exige "conclusiones" a Villarejo porque "el señorito" —como se refieren a González— o "el presi" le llama "cada diez o quince días" y le pide "tener ya tres o cuatro historias preparadas".

Según habría desvelado Corrochano a Villarejo, González se habría quejado de los informes elaborados por el excomisario, que escribía "mucho de oído, como diciendo de internet...". Por esta razón, Corrochano le insiste en que los trabajos vayan al grano de la cuestión con "conclusiones": "Mi presidente ni las conclusiones lee, hay que decirle pim, pim, pim, pim", habría dicho Corrochano a Villarejo según Moncloa.com.

Durante su supuesto encuentro en una cafetería de El Corte Inglés, ambos habrían hablado también del exministro socialista Miguel Sebastián, del que Corrochano comenta que "le suspenden como 300 analistas económicos por el programa que ha hecho, que es una puta mierda" y Villarejo le responde que "es muy paranoico y está obsesionado con que todavía le están siguiendo".

Según las mismas fuentes, Corrochano aprueba que Villarejo siga a los enemigos de Francisco González, como Jesús María Caínzos, que había sido vicepresidente del BBVA hasta que González le destituyó en 2003: "¿Pero cuándo le han seguido, de dónde ha salido?".

Un maletín de 500.000 euros para grabar conversaciones

Moncloa.com publica este lunes también que el excomisario Villarejo utilizaba una dispositivo electrónico para interceptar llamadas telefónicas valorado en 500.000 euros, una cantidad que podría haber sido facturada al BBVA.

Esta herramienta, ilegal en España, es conocida entre los profesionales del espionaje como ITC o —en la jerga del sector— "la maleta".

Según estas fuentes, entre los documentos del equipo de Villarejo se detalla que sus dispositivos electrónicos de intervención de llamadas han sido averiados por las contramedidas electrónicas de los servicios de seguridad de Presidencia del Gobierno, en concreto, cuando se habría intentado controlar el móvil de Miguel Sebastián.

"La maleta" o el ITC habría sido adquirida a la empresa Retemsa, radicada en Leganés (Madrid). "Una compañía de muy alto nivel tecnológico que ha logrado excelentes resultados en campos como el de los inhibidores de frecuencia, básicos en cuestiones como la protección contra artefactos explosivos improvisados, los temidos IED que han sufrido las tropas españolas en zonas de operaciones. Su sede actual está en la localidad madrileña de Alcorcón", añade Moncloa.com.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento