El expolicía detenido por el disparo contra un caserío de la localidad alavesa de Amurrio, en el que en el que reside una familia vinculada a la izquierda abertzale, ha quedado en libertad tras haber pasado a primeras horas de esta mañana a disposición judicial, según han confirmado a Europa Press fuentes del Departamento vasco de Seguridad, que no han facilitado más detalles.

Los hechos se produjeron el pasado 6 de enero, cuando, sobre las 11.15 horas, una persona disparó un proyectil contra la ventana de un caserío del concejo de Lezama, en cuya ventana había colocada una bandera en favor del acercamiento de presos. El disparo atravesó el cristal e impactó contra la pared de la cocina.

Un varón fue identificado por su presunta relación con el disparo, un exagente de la Policía Nacional, y finalmente este jueves fue detenido, acusado de supuestos delitos de tenencia ilícita de armas y autoría del disparo. Tras haber pasado a disposición judicial en este viernes ha quedado en libertad.

MATERIAL INTERVENIDO

Las mismas fuentes han explicado que ayer efectivos de la Policía vasca realizaron un registro en el domicilio del detenido y se incautaron de una treintena de armas cortas y largas, la mayoría inutilizadas o en mal estado de conservación, así como diversa munición.

También localizaron alrededor de una veintena de proyectiles de artillería, "inertes todos ellos o sin peligro". Pese a todo, la unidad de artificieros de la Ertzaintza los aprehendió para proceder a su inspección.

Consulta aquí más noticias de Álava.