Sin embargo, para los vecinos de esta localidad alcarreña, acostumbrados ya a los rigores del invierno, no representan más que una molestia menor. Es el caso de Julián y Guadalupe, dos hermanos

que coinciden en señalar que en Molina de Aragón se lleva mejor el invierno que el verano.

"El frío aquí se lleva bien, porque estamos hechos a ello" ha manifestado Julián, quien recuerda un invierno en los años cincuenta en que el mercurio llegó a señalar los 28 grados bajo cero.

Por su parte, Lucio Martínez López, otro vecino de la localidad, ha señalado que "antes era cuando hacía frío de verdad, y nevaba, ahora no". Eso sí,ha reconocido que en las primeras horas del día las temperaturas pueden caer hasta límites desagradables.

"Por la mañana a primera hora, de ocho a nueve y a diez es lo peor", ha coincidido Emilio. Preguntado de camino a su lugar de trabajo, ha reconocido que este año las temperaturas están alcanzando cotas gélidas: "Este año está saliendo peor que el año pasado, bastante peor".

Aún así, Emilio se ha remitido a lejanos inviernos en los que el clima era mucho más inhóspito, concediendo que hoy en día los inviernos son "mucho más suaves". "Hace muchos años era criminal. Había que dejar de trabajar, no se podía trabajar", ha recordado, quien ha considerado que a día de hoy el clima de la localidad "para vivir, está bien".

"La noticia no es noticia aquí", ha bromeado Chema Muñoz, un joven del municipio que ha restado importancia a la mínima alcanzada en la localidad. "Aquí llevamos un mes casi todas las noches a diez bajo cero", ha señalado Chema, quien ha recordado que en la Nochebuena de 2001 se alcanzaron los 24 grados bajo cero. "Ahora los inviernos no son como antes. Tendría que hacer más y nevar, que es lo que hace falta", ha concluido.