Del informe, que ya fue presentado este martes día 8 al consejero de presidencia del Gobierno de Aragón, Vicente Guillén, se desprende que los ayuntamientos de menos de 5.000 habitantes, que constituyen el 98 por ciento de los 731 municipios aragoneses y representan al 30 por ciento de la población de la Comunidad, vieron reducidos sus ingresos prácticamente a la mitad entre 2008 y 2015. Y concluye que la pérdida de su capacidad inversora contribuyó a agravar aún más los problemas de despoblación de gran parte del territorio aragonés.

Desde la FAMCP consideran que es urgente contar con una financiación municipal estable, necesidad que comparte Luis Felipe, quien ha manifestado lo siguiente: "Es fundamental que los municipios podamos contar con una financiación suficiente para acometer con garantías la financiación de los servicios públicos, máxime cuando queremos tener herramientas de lucha contra la despoblación".

Consulta aquí más noticias de Huesca.