Los hechos, expone Emergencias Sevilla, se produjeron a primera hora de la madrugada, cuando una patrulla de la Policía Local circulaba por la calle Torneo en dirección hacia Arjona, y les adelantó a gran velocidad un vehículo, pudiendo comprobar que no sólo rebasaba los semáforos en rojo sino que lo hacía sin la mínima precaución.

En ese momento comenzó una persecución, realizando este conductor un giro prohibido en la calle San Laureano, cambiando el sentido de la marcha. Continuó haciendo un trompo para acceder a la gasolinera, donde los agentes pudieron darle alcance: una vez contactaron con él, le apreciaron claros síntomas de embriaguez.

Tras realizar la prueba de alcoholemia, arrojó un resultado positivo que triplicaba el máximo permitido. A su vez, los agentes tuvieron conocimiento de que el conductor carecía de permiso de conducir por tenerlo retirado desde hace nueve años.

Así las cosas, los agentes le informaron de la puesta en conocimiento judicial de todo lo sucedido, así como de la imposibilidad de seguir conduciendo, personándose en el lugar la propietaria del vehículo, que se hizo cargo del mismo.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.