Planta de Ford en Almussafes
Planta de Ford en Almussafes ARCHIVO

Ford quiere fortalecer su posición competitiva y volver a la rentabilidad en Europa y para ello acometerá un plan de bajas voluntarias para sus trabajadores en territorio europeo, que tiene como objetivo reducir costes laborales en la medida de lo posible, según ha informado la empresa tras mantener una reunión en Colonia (Alemania) con los representantes de sus empleados en Europa.

El fabricante de automóviles estadounidense ha iniciado una consulta formal a su Comité de Empresa Europeo y sus socios sindicales, junto con otras partes interesadas, para implementar su estrategia de transformación integral dirigida a reforzar la marca y crear un negocio sostenible y rentable en Europa.

Durante el encuentro no se determinado una cifra exacta de trabajadores afectados por estos recortes de plantilla, pero en la planta que Ford tiene en España, ubicada en Almussafes (Valencia) -con 8.000 empleados- auguran un 2019 "complicado", ha avanzado el secretario general de UGT en Ford Almussafes, Carlos Faubel, en declaraciones a Europa Press.

"A España le tocará negociar en los próximos meses, ya que la reunión del comité europeo de hoy se ha centrado en Alemania y Reino Unido". "Sabemos que esto es solo el principio de algo que va a durar bastante en el tiempo", ha advertido.

Ford ya avanzó el pasado 9 de octubre "decisiones duras" en Europa para buscar la rentabilidad, que implicarían la reducción de costes en todos los ámbitos y el recorte de plantilla.

"Estamos tomando medidas decisivas para transformar el negocio de Ford en Europa. Invertiremos en vehículos, servicios, segmentos y mercados que apoyen en el largo plazo y de manera sostenible un negocio rentable", señaló el vicepresidente del grupo y presidente de Ford Europa, Oriente Medio y África, Steven Armstrong.

A corto plazo, la compañía norteamericana acelerará la reducción de sus costes estructurales e incluirá cambios en su cartera de producto, mejorando o abandonando las líneas de vehículos menos rentables y abordando los mercados de bajo rendimiento. También realizará una revisión estratégica de Ford Sollers, la empresa conjunta de la compañía en Rusia.

De este modo, llevará a cabo un rediseño paralelo para incluir una línea de vehículos más enfocados en el cliente dentro de tres grupos de negocios: vehículos comerciales, vehículos de pasajeros e importaciones.

MARGEN OPERATIVO DEL 6%

Ford Europa aspira así a obtener en el largo plazo un margen operativo el 6%, con retornos superiores al coste de capital para cada grupo empresarial.

La firma estadounidense también pondrá fin a la producción de su factoría de cajas de cambios Ford Aquitaine en Blanquefort (Francia), donde trabajan 850 personas, a finales de agosto de este año, tras rechazar una oferta del proveedor de cajas de cambios Punch Powerglide para comprar la factoría.

Asimismo, planea consolidar su sede en Reino Unido y la de Ford Credit Europe en el Ford Dunton Technical Center en South East Essex (Inglaterra) pese a la salida del país británico de la Unión Europea (UE) prevista para el próximo 29 marzo. No obstante, la acción está sujeta a consulta sindical y a las aprobaciones locales.

"Trabajando colectivamente con todas las partes interesadas, nuestra nueva estrategia nos permitirá ofrecer una línea enfocada de vehículos fabricados en Europa, mientras crece nuestra importación y un negocio más saludable y rentable", apuntó Armstrong.

Ford proporcionará más detalles de la estrategia en los próximos meses, una vez concluida la consulta iniciada por la compañía con el comité de empresa y sindicatos.

Además, estudia una "potencial" alianza con Volkswagen para apoyar la producción de vehículos comerciales y aprovechar el "éxito" de su empresa conjunta Ford Otosan, en Turquía.

Como parte de su visión de futuro, la compañía norteamericana incluirá cambios en su cartera de producto, mejorando o abandonando las líneas de vehículos menos rentables y abordando los mercados de bajo rendimiento. De este modo, hará un rediseño paralelo para incluir una línea de vehículos más enfocados en el cliente dentro de tres grupos de negocios: vehículos comerciales, vehículos de pasajeros e importaciones.

Dentro del segmento de comerciales, Ford estudia posibles alianzas con empresas como Volkswagen y continuará mejorando su posición en el 'Viejo Continente' con una oferta estrechamente integrada por vehículos inteligentes, servicios y asociaciones que ofrezcan un valor añadido de a los clientes.

En el segmento de turismos, la firma ha anunciado que ofrecerá una versión electrificada de cada uno de sus modelos a partir del lanzamiento del nuevo Focus. En 2018, la compañía superó el cuarto de millón de vehículos matriculados en Europa por primera vez.

Además, trabajará en la importación al 'Viejo Continente' de modelos como el Mustang, el Edge y otro todocamino que desvelará en el próximo mes de abril.

Consulta aquí más noticias de Valencia.