Su vida, ¿en qué ha cambiado en estos seis meses?
Creo que mis circunstancias han sido un poco más difíciles, pero, en general, la maternidad es una experiencia muy envolvente. Cambia todo tu día a día. En mi caso, salgo de una vida ajetreada y paso estar primero en el hospital y después en casa con mis hijos. Sí puedes ver las cosas desde otra perspectiva. Yo he vivido de forma encarnada lo que es tener una sanidad pública, también por el proceso de mi padre antes de fallecer. Soy muy consciente ahora, mucho más que antes, de lo importante que es que nuestros profesionales sanitarios tengan unas condiciones de trabajo dignas. Para mí, el equipo sanitario del Hospital Gregorio Marañón ha sido mi familia en este tiempo.

¿Qué ha aprendido?
Quiero enseñarle a mis hijos que, o cuidamos lo común, como este sistema sanitario público, o va a llegar un momento en el que, cuando vengan mal dadas, no podamos cuidar a nuestras familias. También que, o cuidamos la atención a la dependencia, o a las mujeres nos van a volver a meter en casa. Porque cuidar es una tarea esencial en la sociedad, pero tenemos que visibilizarla. Repartir. Tiene que ser compartida entre hombres y mujeres.

"Pablo Iglesias está cumpliendo su obligación como padre, que es cuidar a medias"

¿Usted y Pablo Iglesias quieren visibilizar la necesidad de conciliar compartiendo la baja?
Creo simplemente que Pablo Iglesias está cumpliendo su obligación como padre, que es cuidar a medias, con su pareja, a los hijos que ha tenido. En mi opinión, los permisos deberían ser más largos, iguales e instransferibles.

Y en este tiempo, ¿en qué ha cambiado el país?
Cuando yo di a luz, España acababa de demostrar algo que durante los últimos años era impensable: que sí se podía, que había números para echar al PP. Como resultado de ese impulso democrático que abanderamos fundamentalmente las mujeres, pero también los pensionistas, los trabajadores y esa España democrática, ha habido una reacción de la extrema derecha, y se han escindido del PP.

¿Ve un retroceso?
Hay una intención clara. Lo está comandando la derecha, la extrema derecha y los poderosos que les tienen a su servicio y que son sus jefes (los que les pagan las campañas electorales y los que al final luego los meten en sus Consejos de Administración). Lo bueno es que el movimiento feminista existía antes de esa reacción. Y seguirá existiendo después.

"PP, Vox y Cs son trillizos de un mismo proyecto, el de Aznar"

Vox ha anunciado que apoyará el acuerdo de PP y Cs en Andalucía.
No me cabía la más mínima duda. Son trillizos de un mismo proyecto político, el de Aznar. Quieren volver al pasado. Pero es serio. Mientras Rivera, Casado y Abascal compiten por decir la burrada más grande, a las mujeres nos siguen matando, violando, y agrediendo por el hecho de ser mujeres. Y hay muchas que esta noche volverán a casa y tendrán miedo de que les ocurra como a Laura Luelmo.

¿Entiende que haya mujeres que voten a Vox?
Los datos dicen que la mayoría son hombres, pero las hay y me cuesta entenderlo. Mi obligación es poner todos los argumentos encima de la mesa para que no haya una sola mujer en este país que vote a una formación política que está intentando facilitar que no haya recursos públicos para protegernos, para que no nos maten, para que no nos violen.

¿Qué puntos son irrenunciables para apoyar los presupuestos de Sánchez?
El acuerdo debe cumplirse en su integridad, punto por punto. El Gobierno ha demostrado que puede ceder ante las presiones de los fondos buitre en lo relativo a limitar el abuso de los precios de los alquileres y tienen que rectificarlo. Estamos convencidos de que lo van a hacer, porque Sánchez lo firmó con Podemos y debe cumplir.

"Estamos convencidos de que el Gobierno rectificará con los alquileres"

Pero se da por hecho su apoyo.
Casi todos los logros de los que el Gobierno puede sacar pecho es por el trabajo que ha hecho Unidos Podemos. Además, sabemos que unir a la mayoría de la moción de censura en torno a estos presupuestos es lo que permite dejar claro que en España no va a haber una involución democrática.

¿Habrá adelanto electoral?
Si hay presupuestos, lo lógico es ayudar a que puedan ponerse en marcha. Si no, todo el mundo entiende que es muy difícil que el Gobierno pueda sostenerse con 84 diputados.

¿Sabe quién pudo ofrecer a Gabriel Rufián la cabeza de Josep Borrell?
Eso es mentira.

¿Se ha enfriado su relación con el independentismo?
Creo que ese estilo de decir las cosas sienta mal en sus propias filas. Nuestra función es la de cuidar las relaciones con todas las formaciones políticas que puedan empujar un Gobierno progresista y frenar al bloque de los tres trillizos reaccionarios. Y queda mucho por hacer. Igual que el Gobierno no quería subir el Salario Mínimo Interprofesional hasta más de 800 euros y hemos conseguido 900, nosotros sabemos que es posible llegar a 1.000 euros.

"Si Pablo Iglesias es presidente, el SMI subirá a 1.000 euros"

¿En esta legislatura?
Si Pablo Iglesias es presidente, ese salario mínimo subirá a los 1.000 euros el primer día de gobierno.

¿Se reuniría también con Oriol Junqueras, en prisión, para conseguir el apoyo de ERC a las cuentas de este año?
Si es necesario, por supuesto, con quien haga falta.

Tras los resultados de Adelante Andalucía, ¿mantendrán las coaliciones con IU de cara a 2019?
La unidad del espacio del cambio es una prioridad, no pensamos en otro escenario diferente. Es cierto que hay una parte del electorado que quiere cambio en este país que no ha acudido a las urnas. Y para mí, una de las tareas fundamentales del 2019 es combatir la despolitización porque solo con política se resuelven las cosas que importan en la vida. Porque los que están a sueldo de los poderosos tienen muy claro para quién hacen política. Nunca vas a ver al señor Abascal decirle nada al jefe de una multinacional, por extranjero que sea. Los que se llevan el dinero a paraísos fiscales no les preocupan. Nunca veremos a un dirigente de Vox ir a parar un desahucio, porque eso no les importa. Les importa generar odio. Son odiadores profesionales.

"Nunca veremos a un dirigente de Vox parando un desahucio"

En la noche electoral de mayo, ¿qué sería un éxito para Podemos y qué sería un fracaso?
Salimos a ganar porque sabemos que si no se gobierna no se pueden cambiar las cosas, así que mantener aquellos éxitos que ya cosechamos es uno de los retos importantes. La gestión de Ada Colau o Manuela Carmena acredita no solamente que podemos gobernar, sino que lo sabemos hacer mejor.

Entonces, ¿por qué han expedientado a los concejales de Podemos que quería Manuela Carmena en su equipo para repetir en 2019?
Manuela siempre ha sido una mujer independiente y lo lógico es que decida montarse un partido con la gente que se sienta más cómoda. Pero cuando ellos [los concejales] deciden que no se quieren presentar a unas primarias, automáticamente están decidiendo que no forman parte de los consensos mínimos para estar en Podemos. Aun así, nosotros creemos que Manuela Carmena tiene que seguir siendo la alcaldesa y vamos a estar ahí, haciendo todos los esfuerzos.

Cumplen cinco años como organización política ahora en enero y Pablo Iglesias mantiene el liderazgo. La participación en las primarias para preparar un posible adelanto electoral fue del 12% del censo y la consulta del chalé se saldó con un tercio de votos que pedía su dimisión. ¿Hacen autocrítica?
El hecho de que haya habido un récord de participación en este tipo de consultas en la última elección es una buena noticia. Creo que la cantidad de veces que se ha pronosticado el hundimiento de Podemos, la desmovilización de su militancia y de sus bases es una constante desde el año 2014.

"El día en que no seamos útiles, nos echaremos a un lado"

¿Pero asumen que haya una parte de la militancia que piensa que se han equivocado?
Puede que sí, claro que sí. Yo no sé cuáles son los motivos.

¿La consulta del chalé fue una equivocación?
Creo que justo lo contrario. Si una decisión personal se convierte en un asunto público de primer orden, la responsabilidad de un cargo público y de una persona que se debe a quien le ha puesto ahí, a quien le ha votado, es no olvidar que son ellos los que deciden si tú continúas o no. Se puso en duda no una decisión personal, sino nuestra credibilidad para estar desempeñando responsabilidades políticas. Y nosotros venimos de paso. El día en que no seamos útiles, nos echaremos a un lado.

Con su ausencia se ha notado cierto vacío en Podemos, ¿faltan liderazgos?
Nadie como Podemos ha demostrado tener una variabilidad de personas que se pueden poner al frente y asumir responsabilidades. No sé si son todo lo visibles que a mí me gustaría en los medios de comunicación, pero el trabajo que hacen Ione Belarra, Noelia Vera, Gloria Elizo, Yolanda Díaz, Lucía Martín... Somos un montón de personas, muchas de ellas mujeres, haciendo un trabajo de liderazgo, feminista y colectivo. 

¿Se ve como vicepresidenta de un hipotético Gobierno de coalición?
En Podemos lo van a decidir los inscritos y las inscritas, y eso, cuando llegue el caso, llegará. Sí creo que es muy posible que en las próximas elecciones el resultado sea que Unidos Podemos esté en el Gobierno.