Marta Torné
Marta Torné promocionando Cabify. Instagram

El Govern de Quim Torra está preparando una reforma legislativa para obligar a los clientes de los vehículos de alquiler con conductor (VTC) a precontratar sus servicios con antelación, una medida que perjudicaría gravemente los intereses de compañías como Uber o Cabify.

Desde el Departament de Territori i Sostenibilidad han confirmado que están "estudiando" la viabilidad jurídica de esa normativa, que se haría efectiva a través de un decreto para modificar la ley catalana de transportes.

Fuentes de la conselleria dirigida por Damià Calvet han señalado que no pueden "confirmar ni desmentir" que los coches de Uber y Cabify solo se podrán solicitar en Cataluña con horas de antelación, aunque han explicado que se trata de "una petición de los taxistas" y que están "redactando un decreto ley con la AMB". Cuando lo tengan "cerrado" darán a conocer su contenido, han añadido.

La intención del Govern es que los clientes de VTC tengan que reservar los vehículos con bastantes horas de antelación: baraja establecer un mínimo de 6, 8, 12 o, incluso, 24 horas para poder contratar uno de estos servicios.

En caso de aplicarse, las compañías de VTC verían limitado su radio de acción y perderían numerosos clientes.

Lógicamente, desde el sector del taxi han aplaudido los planes del Govern. El portavoz de Elite Taxi, Tito Álvarez, ha destacado "la buena predisposición" de la conselleria de Calvet para incluir esa medida en el Decreto Ley que está elaborando para regular los servicios de VTC.

Fuentes de Cabify han admitido que son "conscientes" de que el Govern pretende imponer esa nueva limitación a sus operaciones, aunque no han querido realizar, de momento, ninguna valoración.

La patronal Unauto, asociación mayoritaria en el sector de las VTC, tiene previsto explicar este jueves su postura frente a los planes de la Generalitat en una rueda de prensa convocada en el Colegio de Periodistas de Cataluña a las 11.00 horas.