Irina Akhmatova
Irina Akhmatova THE MIRROR

Tras una semana desaparecida, el cuerpo de Irina Akhmatova, de 29 y originaria de la ciudad de Tula (Rusia), fue encontrado en un bosque cercano a la carretera por la que circulaba el pasado 23 de diciembre. Akhmatova fue asesinada por Vitaly Chikirev, un hombre al que había conocido en un viaje en Blablacar.

Días antes de su desaparición, la joven realizó un viaje para el que reservó una plaza a través de la aplicación de Blablacar. El vehículo en el que viajaría tenía todas sus plazas completas, sin embargo, no existían más acompañantes que Chikirev. 

Historial por violación

El asesino de Irina Akhmatova registró varios perfiles falsos, una técnica que ya acostumbraba a hacer con el fin de encontrar víctimas fáciles. Este exmiembro de las fuerzas especiales rusas, de 39 años, tenía historial policial por violación y asalto a mano armada. Padre de 4 hijos con tres mujeres, había pasado por un psiquiátrico según ha informado el diario británico 'The Mirror'.

Irina era madre de una niña de 8 años y residía en Moscú, donde trabajaba en dos restaurantes de Burger King. El día de su asesinato volvía a casa para pasar la Navidad con su familia en Tula, una ciudad a 165 kilómetros al sur de la capital.

La joven conducía su propio coche acompañada de quien se ha convertido en su asesino, con quien había iniciado una supuesta relación.

Tras no llegar a su destino, la familia de Akhmatova denunció su desaparición y el dispositivo de búsqueda se activó hasta que la policía halló su cuerpo sin vida.

Tras su detención, Vitaly Chikirev confesó el crimen, pero no hizo declaraciones acerca de si hubo agresión sexual, algo que es muy posible según los informes policiales.