AIReF
El presidente de la AIReF, José Luis Escrivá. Europa Press - Archivo

El sistema de Seguridad Social atraviesa momentos  difíciles de los que no se ha recuperado una vez pasado lo peor de la reciente crisis económica. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), organismo encargado de asesorar de manera autónoma al Gobierno en materia económica, ha presentado este miércoles su informe sobre la sostenibilidad del sistema en el que propone medidas –a corto y largo plazo– para acabar con un déficit estructural del sistema que cifran entre un 1,3% y un 1,5%del PIB.

Para la autoridad fiscal, el principal problema de este déficit es que genera un «continuo goteo de noticias» en las que se pone en duda su sostenibilidad y se producen «distorsiones en la toma de decisiones de los agentes económico».

Por un lado, los actuales cotizantes creen que no van a tener pensión cuando se jubilen y sienten una «desafección que reduce los incentivos a cotizar»; y, por el otro, los pensionistas tienen «niveles de ahorro y consumo no óptimos» al pensar que, de un día para otro, les van a quitar su prestación.

Que lo asuma el Estado

Para acabar con esta incertidumbre y  poder centrar los esfuerzos «en el reto que se plantea a medio y largo plazo», la AIReF propone que se eleven las cotizaciones destinadas al pago de pensiones a costa de las cotizaciones asignadas al SEPE (pago por desempleo), que bajarían tres puntos y medio.

Además, dentro de las medidas cortoplacistas, apuntan a que el Estado pase a asumir gastos que ahora soporta la Seguridad Social, como los gastos derivados del propio funcionamiento del sistema (que están en torno a los 4.000 millones),  de medidas de fomento del empleo consistentes en la reducción de cotizaciones (2.000 millones), de las prestaciones por maternidad y paternidad y las subvenciones implícitas a regímenes especiales (1.000 millones).

Con este cambio en la contabilidad, el déficit de la Seguridad Social se reduciría prácticamente en su totalidad y ese cargo pasaría a ser asumido por la deuda del Estado, que según cálculos de la autoridad fiscal se elevaría al 2,2%del PIB, unos 16.000 millones de euros más.

Aumentar la edad real de jubilación

Para el medio y el largo plazo, la AIReF propone centrar los esfuerzos en «adoptar medidas que refuercen la sostnenibilidad, equidad y suficiencia del sistema». Apuntan a endurecer los requisitos de acceso a la jubilación anticipada para fomentar «el aumento de la edad real de jubilación», que actualmente se sitúa en 62,4 años, por debajo de la media de los países de la OCDE(64,3 años). 

Otra de las soluciones a largo plazo tiene que ver con aumentar la carrera de cotización considerada para el cómputo de la pensión, que actualmente se encuentra en 20 años –y que serán 25 en el año 2022– hasta más allá del cuarto de siglo. Según la AIReF, elevar hasta los 35 años la carrera de cotización en 2027 ahorraría 0,5 puntos del PIB en las próximas décadas.

Todas estas medidas, aclaran fuentes del organismo, están enmarcadas dentro del diálogo social y el Pacto de Toledo. Los responsables de la AIReF incidieron este lunes en que, si se elimina el índice de revalorización de las pensiones –como se acordó después de las últimas reuniones del pacto de las pensiones–, es necesario «ofrecer una alternativa» al corto plazo para no generar más problemas de sostenibilidad a una Seguridad Social que necesita sanear sus cuentas.