Rami Malek
  Rami Malek posa con su premio a mejor actor por 'Bohemian Rhapsody' junto a Brian May y Roger Taylor. GTRES

Los premios honoríficos a dos leyendas como Carol Burnett y Jeff Bridges iluminaron la 76 edición de los Globos de Oro, una gala sosa e irregular lastrada por las inocuas aportaciones de sus presentadores, Andy Sandberg y Sandra Oh.

El monólogo inicial de la pareja, habitualmente el plato fuerte para los conductores de la ceremonia, quedó frío y palideció frente a los afilados coloquios de Ricky Gervais o los del tándem formado por Tina Fey y Amy Poehler. Eso sí, arrancó las risas a los invitados al reconocer que habían conseguido el trabajo ya que eran "las dos únicas personas que quedan en Hollywood" que no han "ofendido todavía a nadie", en alusión a la renuncia de Kevin Hart como presentador de los Óscar.

Green Book, con tres premios, y Bohemian Rhapsody y Roma, con dos, se repartieron la gloria en una ceremonia que sorprendió por el escaso impacto de Ha nacido una estrella a pesar de sus cinco nominaciones.

Green Book, de Peter Farrelly, se llevó el galardón a la mejor película de comedia o musical, así como los trofeos al mejor actor de reparto (Mahershala Ali) y mejor guion (Nick Vallelonga, Brian Currie y el propio Farrelly).

Por su parte, Bohemian Rhapsody sorprendió a propios y extraños alzándose con la estatuilla a la mejor película de drama, mientras que Rami Malek consiguió el reconocimiento como mejor actor por su retrato del difunto Freddie Mercury.

Otros dos premios cosechó Roma, los de mejor película extranjera y mejor director, para el mexicano Alfonso Cuarón.

La noche se completó con el premio a la mejor canción original para Shallow (de Ha nacido una estrella), que fue a parar a Lady Gaga, Mark Ronson, Anthony Rossomando y Andrew Wyatt.

"Como mujer en la industria musical, es realmente duro que te tomen en serio como artista y compositora, y estos tres hombres me han llevado en volandas y apoyado", indicó Gaga.

El galardón a la mejor película de animación fue para Spider-Man: Un nuevo universo y el de mejor banda sonora se lo llevó Justin Horowitz ("First Man - El primer hombre").

Uno de los premios más reñidos de la velada, el de mejor actriz de drama, fue a parar a Glenn Close por La buena esposa, que superó así a Lady Gaga (Ha nacido una estrella); Nicole Kidman (Destroyer); Melissa McCarthy (¿Podrás perdonarme algún día?) y Rosamund Pike (A Private War).

Por otra parte, El vicio del poder, la máxima nominada con seis candidaturas, logró el premio al mejor actor de comedia o musical para Christian Bale, quien encarna en la cinta al ex vicepresidente estadounidense Dick Cheney. "Gracias a Satán por servirme de inspiración", dijo el actor galés.

Asimismo, Olivia Colman ganó el trofeo a la mejor actriz de comedia o musical por La favorita y se lo dedicó a sus "brujillas", en referencia a sus compañeras de reparto Emma Stone y Rachel Weisz. "Me lo pasé bomba con vosotras", aseguró.

Uno de los momentos más reivindicativos llegó con la victoria de Regina King como mejor actriz de reparto por El blues de Beale Street. King, apostando por la ansiada paridad en la industria, dijo que todos los proyectos que produzca en los próximos dos años contarán con un 50 por ciento de mujeres en los equipos de trabajo. "Reto a la gente con poder en la industria a solidarizarse y hacer lo mismo", manifestó.