Empiezan las rebajas de enero
Las rebajas de enero impulsarán un récord de empleo pese al decepcionante inicio de campaña. En la imagen, un escaparate de un comercio en Madrid. JORGE PARÍS

Con el final de la Navidad llega otra época muy esperada: las rebajas de enero, y aunque son muchas las marcas que se han adelantado al periodo tradicional para aprovechar el tirón de la celebración de los Reyes Magos, no es hasta este lunes, 7 de enero, cuando se generalizan las rebajas de invierno.

Desde hace unos años nada impide poner las descuentos antes o después, pero el día después de Reyes sigue siendo la fecha elegida por muchos comercios para el comienzo de las rebajas de invierno, una campaña este año en la que las ventas crecerán, al menos, un 3% con respecto al ejercicio anterior, según los cálculos del sector.

Los productos favoritos en 2019 serán los complementos y la ropa, en los que los españoles se dejarán de media 121 euros, tal y como señala un informe elaborado por Fintonic, que estima que el 48% de los españoles aprovechará estas fechas para comprar este tipo de artículos.

Ya son muchas las cadenas, como H&M, Mango, Cortefiel, Carrefour o Desigual, que han colgado los carteles de rebajas, aunque otras como Inditex o El Corte Inglés arrancan oficialmente sus rebajas de invierno a través de sus páginas webs este domingo, y este lunes en las tiendas físicas.

Recomendaciones para los consumidores

Ante este período de descuentos, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recuerda que los productos rebajados deben haber formado parte de la oferta de la tienda previamente, tener la misma calidad que tenían antes de estar rebajados y que su precio original esté visible junto al nuevo o mostrar una etiqueta con el porcentaje de descuento.

Recalca la OCU que el consumidor debe saber que sus derechos son los mismos que en los periodos en los que no hay rebajas y, ante cualquier problema, debe actuar igual que en cualquier otro momento.

Advierte de que algunos comercios establecen unas condiciones especiales para las compras en rebajas (sobre las devoluciones, la aceptación del pago con tarjeta, etc.), algo que está permitido, siempre y cuando esas condiciones estén claramente indicadas y en un lugar visible para el consumidor.

E insiste en que el comprador debe conservar el tique o factura simplificada ya que, si se pierde, con él pierde también el derecho a cambiar, devolver o reclamar tras la compra.

Para evitar compras innecesarias, la organización aconseja hacer una lista con las cosas que se necesitan.