Zapatero y Rajoy
José Luis Zapatero y Mariano Rajoy, en sus actos de este viernes que abrieron la campaña electoral. (AGENCIAS). AGENCIAS
A las 00.00 horas de este viernes ha dado arranque el comienzo oficial de la campaña electoral. La pegadas de carteles, nostálgico gesto simbólico para las fotos, es el punto de partida de estas dos semanas decisivas, más que nunca dada la igualdad entre el PSOE y el PP, que servirán para aclarar el camino de los candidatos de cara a la cita con las urnas. Zapatero comenzó en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid, mientras Rajoy lo hizo en Cádiz.
 
El debate electoral, la participación de los nuevos votantes y la nueva distribución de escaños pueden decidir la balanza
Las encuestas dan al PSOE una ventaja mínima sobre el PP: apenas 1,5 puntos, para el CIS; 2,6, según la última encuesta de Público; 3 dicen las de Abc y El País, y 4, según la de La Vanguardia. Un ejemplo servirá para medir la igualdad: la encuesta del CIS de marzo de 2004 daba al PP el 42,2% de los votos y al PSOE el 35,5%.
 
Tres claves
 
El debate electoral, la participación de los nuevos votantes y la nueva distribución de escaños pueden decidir la balanza. Las diferencias mínimas de estas generales obligan a los partidos a volcarse durante estas dos semanas, con dos citas marcadas en rojo en el calendario: los debates del 25 de febrero y el 3 de marzo. Quince años y cuatro legislaturas después, los candidatos de los dos principales partidos se verán las caras en un encuentro en el que todo está medido, pactado, previsto y calculado. Todo, salvo el resultado.
 
El censo electoral cifra en 1,7 millones de jóvenes los que tienen la oportunidad de estrenarse como votantes. Son, como casi siempre, una de las claves: si deciden acudir a votar, lo harán mayoritariamente por Zapatero, según las encuestas. Pero nada garantiza que se animen a ejercer su voto.

Por otro lado están los inmigrantes. En primer lugar, porque muchos, sobre todo latinoamericanos, han accedido a la nacionalidad española y, por tanto, tendrán derecho a voto. Y en segundo, porque, puedan o no votar, se les contabiliza en el padrón que asigna los escaños por provincia reforzando la representación de los destinos con más inmigración. Respecto a 2004, cuatro provincias (Córdoba, A Coruña, Soria y Vizcaya) pierden un diputado, mientras que otras cuatro lo ganan (Alicante, Almería, Murcia y Toledo). Con tanta igualdad, el baile de escaños puede decidir quién obtiene la mayoría parlamentaria.
 
Música, discursos y carteles
 
Hace ya tiempo que los militantes no ponen carteles, lo hacen empresas especializadas, y que la publicidad electoral tomó cauces más efectivos. Pero el ritual manda y a las 0.00 horas del primer día de campaña, los partidos celebran la pegada de carteles. Llamazares lo hizo en Madrid, en un acto con actuaciones musicales. Duran se presentó a los simpatizantes de CiU en el pabellón Nova Icària de Barcelona. El PNV comenzó la campaña colocando una valla gigante en su sede de Bilbao. ERC eligió como escenario el puerto de Tarragona para su acto.