Coche con cadenas para la nieve
Coche con cadenas para la nieve PROTECCIÓN CIVIL/TWITTER

Circular con el coche en lugares donde los inviernos son fríos y caen numerosas nevadas es complicado. Hay que ir despacio, utilizando cadenas y con más precaución que nunca.

Pero tampoco hay que olvidar el mantenimiento del coche y lo que supone recorrer largos caminos bañados en sal que evitan la formación de nieve en carreteras.

Limpiar esa sal de la carrocería es clave y hay que hacerlo al menos una vez a la semana o podría terminar corroyendo la pintura e incluso el acero.

Hay que empezar a dedicar tiempo a la limpieza del coche antes de que empieza a oxidarse, ya que una vez el proceso se pone en marcha no hay vuelta atrás. Prevenirlo es la única opción válida.

Por regla general, se debe lavar el cocha una vez cada dos semanas. Si vivimos en un lugar con nevadas es mejor hacerlo semanalmente al igual que si vivimos cerca del mar donde la sal está impregnada en el aire, según cuenta Howstuffworks.

También se recomienda limpiarlo si tiene excrementos de aves o insectos muertos ya que expulsan sustancias tan ácidas que pueden terminar por corroer la pintura si no la quitamos a tiempo.