"Nuestra Unidad Neonatal se rige por una política de puertas abiertas, permitiendo y fomentando el contacto padres-hijo. La separación es muy dolorosa para los padres, les genera mucha ansiedad e incluso desconfianza en algunos casos y la entrada libre aumenta tanto la confianza de los padres en el personal como su grado de satisfacción general con los cuidados que reciben", ha explicado la jefa del servicio de Pediatría del centro, Inés Costa.

En la línea de humanizar este tipo de servicios, el Departamento de Salud de Manises va a abrir las puertas de la unidad a abuelos y hermanos, que podrán acompañar al bebé durante una hora -entre las 17 a 18 horas- en compañía de uno de los progenitores.

"Creemos que es importante que los familiares más cercanos del recién nacido estén a su lado desde el primer momento. Los padres de niños prematuros suman a la angustia y el temor por la internación la separación por tiempo prolongado de otros hijos y que se cree un distanciamiento", ha indicado Costa.

La doctora ha agregado que "la experiencia demuestra que la presencia de los hermanos les permite conocer y entender el lugar donde los padres y el recién nacido pasan gran parte de su tiempo y le ayuda a comprender la situación de estar en un lugar internado".

"La presencia de los abuelos también es fundamental para que tanto los niños como los padres encuentren durante este periodo de hospitalización en un ambiente lo más parecido posible a estar en su casa junto al núcleo familiar", ha apuntado la doctora.

En el marco de la mejora de la Unidad de Neonatología para hacerla más adaptable a las necesidades de los usuarios también se va a renovar el material mobiliario para hacer más confortable el acompañamiento y la estancia de los familiares, además de otras actuaciones más innovadoras y tecnológicas que están en proceso en estos momentos.

Consulta aquí más noticias de Valencia.