Endesa aumenta el registro de fraude
Endesa aumenta el registro de fraude ENDESA - Archivo

Los técnicos de la compañía y las fuerzas del orden llevan actuando de forma coordinada contra el fraude desde hace tiempo, aunque en los últimos ejercicios han intensificado su labor porque "no sólo representa un delito sino que es sobre todo un problema grave para la seguridad y la salud de las personas".

Las consecuencias más habituales de estos enganches ilegales son los cortes de suministro por saturación de la red, los incendios provocados por la manipulación de las infraestructuras eléctricas e incluso las electrocuciones.

Hasta principios de diciembre los técnicos de la compañía han participado junto a los cuerpos de seguridad en 563 intervenciones contra el fraude de luz en las que se han detectado plantaciones 'indoor' de marihuana. Estas actuaciones se han duplicado en los tres últimos años, pues se realizaron 276 el pasado ejercicio y 113 el anterior.

FRAUDE MASIVO

En lo que llevamos de año se han llevado a cabo 17 intervenciones masivas en la provincia de Granada, esto es, actuaciones contra el fraude que afectan a amplias zonas en las que se detectan numerosos enganches ilegales. Estas intervenciones se han saldado con 506 cortes de suministro por irregularidades, 231 solo en la zona norte de la capital.

Endesa precisa que en esta parte de la ciudad hay unas 4.000 viviendas y solo 1.700 tienen contrato de suministro eléctrico. Este dato es relevante porque la red normalmente se dimensiona en base al número de clientes con contrato. Aquí, la compañía eléctrica ha sobredimensionado la capacidad dando energía como si tuviera más clientes, y a firman que "a pesar de todo esto, la demanda que se registra supera la potencia actual de la red".

Dada la peculiaridad que se registra en este lugar, "donde se concentran numerosos casos de fraude por plantaciones de marihuana en poco espacio que saturan las instalaciones", la compañía está tomando soluciones tecnológicas, como la instalación de detectores de potencia que permiten prever cuándo las infraestructuras eléctricas se ven saturadas por exceso de demanda y detienen el suministro cuando supera los valores de seguridad, evitando así incendios o incidencias mayores en la red.

Endesa también ha incrementado los medios para combatir el fraude eléctrico aplicando tecnología "big data" y nuevas herramientas que permiten inspeccionar instalaciones enterradas en el suelo o empotradas en las paredes, no accesibles a simple vista para detectar, entre otras manipulaciones, si existen dobles acometidas, una praxis habitual para el cultivo de marihuana.

En los últimos tres años Endesa ha invertido más de 1,5 millones de euros en reparaciones de instalaciones afectadas por las consecuencias del fraude, la mayor parte en la zona norte, donde lamenta que sus técnicos reciban amenazas cuando van a colgar un cartel de obra y tengan que ir "siempre con el rostro cubierto", siendo necesaria en muchas ocasiones la presencia de las fuerzas de seguridad.

Consulta aquí más noticias de Granada.