Cáritas permite encontrar trabajo a 600 personas y ayuda a más de 2.000 menores en 2018

  • Cáritas ha incrementado significativamente los fondos que destina para afrontar las situaciones de pobreza y exclusión social, a través de programas de trabajo con la infancia y de orientación laboral con los que pretende colaborar para romper la "cronicidad" de la pobreza. Así, ha ayudado a encontrar trabajo en la Región de Murcia a 602 personas durante 2018 y ha acompañado a más de 2.000 menores.
Imagen del secretario general de Cáritas en la Región, Juan Antonio Illán
Imagen del secretario general de Cáritas en la Región, Juan Antonio Illán
CÁRITAS

Y es que la pobreza "se mantiene generación tras generación", de forma que ocho de cada diez adultos que viven hoy una situación de exclusión ya la vivieron siendo niños, según estudios recientes de esta ONG. Para acabar con ello, Cáritas apuesta por ampliar su abanico de ayudas con nuevos recursos que permitan romper esa "cadena".

Así lo ha hecho saber a Europa Press el secretario general de Cáritas en la Región, Juan Antonio Illán, quien ha reconocido que los servicios de atención primaria (alimentación, ropa, pago del alquiler...) se mantienen y representan un cuarto del total de los fondos, pero ha aumentado de forma "significativa" la puesta en marcha de otros recursos como los dirigidos a la infancia y el empleo, que suponen el 50% del total del presupuesto.

La ayuda primaria, que supone una inversión de 2,5 millones de euros, consiste en apoyar a las familias que no tienen unos ingresos suficientes como para afrontar con garantías el día a día, fundamentalmente para el pago de la vivienda, gastos escolares, sanitarios, vestimenta o alimentación. "Es una parte que sigue siendo necesaria pero no es suficiente para la erradicación de la pobreza", según Illán.

"En los últimos años venimos destacando que, al final, bajo los escombros de la crisis quedan sepultadas muchas familias que están teniendo muchas dificultades para salir de esa situación", según Illán. Además de la ayuda económica o en especie, Cáritas dispone de un abanico amplio de respuestas de intervención social que abarca, por ejemplo, acompañamiento a los niños en su etapa educativa y a los padres en procesos formativos.

AYUDAS PARA EL EMPLEO

Por ejemplo, esta organización dispone de una red de 162 Cáritas parroquiales repartidas por toda la Región que han atendido a 1.100 personas en el ámbito del empleo en 2018. De ellas, unas 587 han cursado acciones de formación, lo que supone un incremento "significativo" respecto a 2017.

En total, 602 se han incorporado al mercado laboral, lo que constituye una de las "grandes apuestas" de Cáritas, según Illán, quien señala que la ONG ha multiplicado por tres el presupuesto que invierte a este respecto desde 2014. En concreto, los programas de formación y empleo suponen el 21% del total del presupuesto de la ONG, que este año superará los 2,5 millones de euros.

Illán ha justificado que el número de inserciones laborales no se debe solo a la mejora económica, sino también a la mayor inversión de Cáritas en este ámbito y al trabajo conjunto con empresas, "más sensibles", y la colaboración que esta ONG va tejiendo con ellas.

Cáritas atiende a las personas que tienen una especial dificultad para acceder al mercado laboral con una primera fase individual que contempla la orientación y búsqueda activa de empleo. A continuación, Cáritas dispone de 460 plazas en 20 acciones formativas en las que han participado unas 587 personas durante 2018. Se trata, según Illán, de una formación prelaboral para personas muy alejadas del mercado de trabajo. Estas acciones son el paso previo a una formación más profesionalizada.

EMPRESA DE INSERCIÓN

El tercer bloque de ayuda para el empleo de Cáritas lo forma la empresa de inserción. Unas 42 personas se han beneficiado en 2018, lo que representa un número todavía "incipiente", aunque Illán explica que esta herramienta "empieza a emerger".

La empresa de inserción, que Cáritas puso en marcha en 2015, es una sociedad limitada que tiene un carácter temporal, ya que los trabajadores se incorporan un mínimo de seis meses y un máximo de tres años. El 20% de la jornada laboral tiene que estar destinada a un proceso formativo específico, y se trata de una empresa con ánimo de lucro pero los beneficios tienen que revertir en seguir generando puestos de inserción.

De momento, Cáritas tiene una empresa de inserción, eh!laboras, con tres líneas de negocio en los ámbitos de la limpieza, reformas y hostelería, cuyo volumen de facturación se elevará previsiblemente a 500.000 euros en 2018. Cuentan con 19 puestos de inserción por los que han pasado en torno a 42 personas este año. Por ejemplo, en hostelería tienen una "salida muy rápida al mercado laboral, en seis u ocho meses, bien formados y en condiciones muy óptimas y con garantías importantes".

De hecho, Cáritas mantiene que las empresas de inserción generan, con su acompañamiento y la formación, impacto en la persona y casos de éxito de inserción laboral. Y es que las empresas de inserción "engloban las tres fases, incluida la de ser puente al mercado laboral", añade.

Además, cada euro invertido en empresas de inserción genera un retorno de 2,6 o 2,7 euros, según Illán, quien cree que este tipo de empresas cuenta con pocas ayudas de momento, al ser un sector muy incipiente. Por ello, ha reclamado un plan específico para potenciar este tipo de fórmulas, porque se ha mostrado convencido de que "serán la gran medida de lucha contra la pobreza y la exclusión".

En este sentido, Cáritas va a aumentar las líneas de negocio en 2019 al textil con el reciclado, reutilización y venta de ropa de segunda mano, al tiempo que va a impulsar las líneas de reforma y hostelería. Además, la ONG está negociando con algunos ayuntamientos para que puedan contratar servicios con su empresa de inserción, una experiencia que ya desarrolla de forma pionera con el Consistorio de Santomera, que tiene contratado el servicio de catering de sus escuelas infantiles con eh!laboras.

AYUDAS A LA INFANCIA

En el ámbito de la infancia, los recursos de Cáritas han aumentado progresivamente y, en 2018, la Diócesis de Cartagena atiende a unos 2.000 menores, con un incremento de los fondos de dos o tres puntos porcentuales, hasta los 1,8 millones de euros aproximadamente, lo que representa el 19% del total del presupuesto de esta ONG.

La red de la Diócesis de Cartagena cuenta con 32 proyectos de apoyo a la infancia, que están relacionados con el refuerzo educativo, así como la promoción de un ocio y tiempo libre saludable y un trabajo de acompañamiento a las familias, para un "buen ejercicio de la parentalidad".

Por ejemplo, Cáritas dispone de ayudas de intervención socio-educativo que sirven para corregir las desigualdades que puede tener el niño, así como apoyo en el ámbito educativo para corregir posibles situaciones de desventaja.

Al ser preguntado por el perfil de los niños atendidos, Illán indica que la red de Cáritas cuenta con recursos específicos en lugares en los que ha detectado una infancia vulnerable. Hay familias que viven una situación "crónica" de exclusión, en torno al 22%, y que ya antes de la crisis estaban en esa situación.

En segundo lugar, hay niños de familias "golpeadas de forma significativa" por la crisis y que no tenían dificultades especiales hace algunos años. Un tercer grupo de familias es el conformado por personas que están teniendo un día a día "muy complejo" como, por ejemplo, jóvenes que han formado una unidad familiar recientemente.

Finalmente, Illán ha mostrado su agradecimiento a los 3.000 voluntarios con los que cuenta Cáritas en la Región, que son los que "hacen posible toda la actividad de Cáritas"; así como a los más de mil socios y cerca de 24.000 donantes que son los que "permiten sacar adelante toda la actividad". El 33% de la financiación es pública y el 67% restante privada, de entidades o donantes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento