Lara Álvarez y Jesús Calleja, presentadores de las Campanadas en Mediaset.
Lara Álvarez y Jesús Calleja, presentadores de las Campanadas en Mediaset. MEDIASET

Llevaban 11 años dando las Campanadas desde la tradicional Puerta del Sol, pero para recibir el 2019, Mediaset España decidió que el pueblo mallorquín de Sant Llorenç des Cardassar sería la localidad ideal para recibir el año nuevo. "Después de los devastadores efectos que sufrió la localidad tras la riada del pasado mes de octubre, decidimos trasladar la retransmisión de las Campanadas 2018 allí porque, en una fecha tan emotiva, es importante trasladar un mensaje de ilusión, esperanza, cariño y optimismo, para que todos los espectadores comiencen el nuevo año con energía positiva", comenta a 20minutos.es Javier Palacio Elola, productor ejecutivo de Mediaset España.

Además, nos explica que "San Llorenç no es un pueblo, es una familia después de haber unido sus manos para luchar contra las adversidades y Mediaset España, en una noche tan especial, en la que reconocerá el valor y la heroicidad de esos vecinos, sentía que su deber era seguir su ejemplo y formar una familia con los hogares de toda España".

Se necesita el doble de personal al salir de Madrid

Lara Álvarez y Jesús Calleja serán los presentadores este año, pero no viajarán solos ya que les acompañarán a tierras mallorquinas "personal de dirección, presentadores, equipo de realización, sonido, iluminación, jefe técnico, productores, ayudantes, operadores, escenografía, maquillaje, peluquería, sastrería, área comercial...". Mientras en la isla, "el equipo humano está compuesto por cámaras, operadores, jefe técnico, personal de montaje, auxiliares, regidor y operadores de satélite", añade Javier Palacio.

Pero retransmitir las Campanadas no es un trabajo sencillo, por ello el equipo que viaja a Mallorca "ya ha hecho retransmisiones de fin de año, tanto en Madrid como en otras ciudades españolas. Lo normal es que el personal vaya rotando cada año para que no siempre permanezcan separados de sus familias, pero en esta ocasión todos han trabajado en Nochevieja previamente", reconoce.

La última noche del año siempre conlleva algunas supersticiones como llevar algo rojo, el oro en la copa al brindar, entrar con el pie derecho... y el equipo de Mediaset también tiene las suyas. "Lo más importante de esa noche es que toda España se pueda comer las uvas a la vez, como dice la canción de Mecano. No hay mayor superstición que esa", comenta Palacio, que añade: "Nosotros estamos allí para garantizar que habrá doce campanadas y que cada una podrá ir acompañada, con alegría y tranquilidad, de su uva correspondiente".

La Puerta del Sol, la referencia para las Campanadas

Pero, la mayoría de las cadenas elige la Puerta del Sol como referencia para dar las Campanadas porque "tomarse las uvas con el reloj de la Puerta del Sol es una tradición y allí es muy fácil trabajar", admite Palacio, "pero España tiene rincones maravillosos y, aunque suele ser técnicamente más complicado, también es muy especial acercar la televisión a pie de calle y en otros lugares". Salir de la capital es complicado por todo lo que supone ya que "hay que iniciar el proyecto desde cero, los medios técnicos son mayores, el personal se duplica y todo ello supone un proceso de complejidad añadido. Desde la elección del lugar y su viabilidad desde el punto de vista de la gestión y la seguridad, pasando por el punto de la retransmisión y buscando la mejor posición de las cámaras y la unidad móvil, el escenario y su ambientación, la iluminación de ese nuevo espacio... ¡No puedes fallar a los espectadores en esa noche tan especial!", comenta el productor ejecutivo de Mediaset España.

Aunque parezca sencillo e incluso algo absurdo que dos personas estén explicando a toda España el funcionamiento de un reloj, tiene su justificación: "Es importantísimo también conseguir un buen sonido, especialmente en el momento de los cuartos y las campanadas, porque nadie quiere empezar el año antes ¡y mucho menos después! Se comprueba exhaustivamente que el reloj y los equipos técnicos funcionan correctamente, se tiene que ensayar el doble. Todo ese esfuerzo, necesario para garantizar que los espectadores van a entrar perfectamente en el año nuevo, es a la vez algo muy gratificante para todo el equipo que lo vamos a llevar a cabo", admite Palacio.

Diferencias con las Campanadas de 2008 en Zaragoza

La última vez que Mediaset se desplazó fuera de Madrid fue en 2008 a Zaragoza por la Exposición Universal: "Era una retransmisión muy festiva, con carácter de celebración, en el marco de un evento mundial que iba a beneficiar positivamente al país y los habitantes de Zaragoza estaban exultantes ante la llegada de millones de visitantes a la capital de Ebro", admite.

Pero en cambio, este año, aunque Nochevieja es un evento festivo, el porqué del desplazamiento a Sant Llorenç des Cardassar es "porque sus vecinos han vivido una de las mayores catástrofes que se recuerdan y nuestra misión es llevar ilusión, optimismo, esperanza y cariño a un pueblo que está pasando por un momento difícil. Queremos que se sientan arropados, queridos y apoyados por todo un país que se solidariza con sus circunstancias. Queremos además festejar con ilusión la llegada de un nuevo año lleno de sorpresas y oportunidades, reconociendo a los vecinos el valor y el trabajo en equipo de sus familias", concluye Javier Palacio.