Se disparan las bajas por depresión entre docentes

A mediados del curso pasado ya había más que en todo 2005/2006. Los afectados tienen de 45 a 65 años. Entre las causas, la pérdida de autoridad.

Cada vez son más los profesores con la salud afectada por el trabajo y cada vez son más los que se piden bajas por depresión, estrés y ansiedad. De hecho, faltar al trabajo por enfermedad psiquiátrica va cada año en aumento.

En 2005/2006 fueron 568 los docentes que se pidieron la baja por este motivo. A mitad del curso pasado esta cifra ya se había superado: llegaba a los 571. Es decir, la depresión afecta ya al 4,1% de los 13.873 funcionarios de Primaria y de Secundaria.

Entre 45 y 65 años

«El estrés, la depresión o ansiedad afectan sobre todo a docentes con edades comprendidas entre los 45 y los 65 años», explica Pedro Riquelme, del sindicato CC OO.

Están quemados en su trabajo porque «cada vez hay más niños en las aulas y muchos, desmotivados. Lo normal es que en una clase sean 15 alumnos, no 30. Además, la autoridad del profesor ha sufrido una progresiva desmejora», dice Riquelme.

Según un informe de la Consejería de Educación, los trastornos psiquiátricos son la segunda causa de baja laboral más común entre maestros de Primaria en la Región. La primera son las enfermedades respiratorias (1.021 bajas el curso pasado frente a las 862 del anterior).

Traumatismos y enfermedades osteomusculares son otras de las enfermedades comunes por las que los profesores se piden la baja.

Síndrome de desgaste

Los profesores que piden la baja por estrés, depresión o ansiedad sufren el síndrome de desgaste profesional, que padecen los profesionales que trabajan cara a cara con los usuarios como médicos, periodistas... Este síndrome se caracteriza por un agotamiento emocional del trabajador y se manifiesta a los 10 ó 15 años de actividad profesional si los resultados no se corresponden con el esfuerzo empleado en su trabajo.

Así lo viven los afectados

Aristea Cortés. Maestra en baja por depresión

«Quieren jubilarme»

Lleva 38 años como maestra y ya en 1998 tuvo que pedirse su primera baja por depresión. «Tenía niños ‘espías’ que exageraban los castigos que ponía para que se portaran bien como mandarlos al pasillo», cuenta Aristea Cortés. Ahora lleva desde septiembre de baja por las quejas de la madre de un niño de diez años, «que no paraba de hablar», asegura. Aristea afirma que la dirección de su colegio no le dejó seguir con su curso porque «era muy rígida». Quieren jubilarle pero ella quiere seguir trabajando.

Dinos... por qué estás quemado

Envíanos un correo electrónico a:zona20murcia@20minutos.es

Un sms al 690 20 20 20 o entra en... 20minutos.es/murcia

Mostrar comentarios

Códigos Descuento