Vivió menos de cuarenta años pero el legado de Vincent Van Gogh sigue inspirando a generaciones y generaciones de aficionados al arte desde que desapareció en 1890. Nuevos admiradores de sus pinturas atormentadas -reflejo de su no menos atormentada vida-, que se acercan al autor holandés desde nuevas perspectivas.

Es el caso de la exposición inmersiva Van Gogh Alive que, tras su paso por el Pabellón de la Navegación en Sevilla y la Sala de Exposiciones Lonja del Pescado en Alicante, recala en Madrid para acercarnos a la impresionante y colorida obra de este pintor postimpresionista de una manera nunca vista. Una experiencia multisensorial, diseñada por la empresa Grande Exhibitions, que podrá verse en la segunda planta del madrileño Círculo de Bellas Artes hasta el 26 de febrero.

La exposición -que ya ha visitado otras 40 ciudades de todo el mundo- ha sido un éxito absoluto en todas ellas. ¿Qué la hace tan atractiva? Los visitantes van a poder interactuar con las obras del genio holandñes de una manera envolvente (gracias a numerosas pantallas y proyecciones a tamaño gigante) que le van a permitir obtener una nueva visión de ellas. Por ejemplo, podrán ver moverse las constelaciones que plasmó en La noche estrellada, los molinos de sus paisajes o cómo vuelan los pájaros de su famoso Trigal con cuervos.

"Desde el inicio de la visita, el público se verá rodeado por una poderosa y vibrante sinfonía de luces, colores y sonidos que invita a sumergirse en un viaje multisensorial. Las obras maestras de Van Gogh cobran vida, provocando sensaciones nuevas, entretenidas y didácticas, adecuadas para toda la familia", dicen los organizadores.

"Nos hemos separado del concepto estático expositivo porque queremos que el espectador se sienta libre, es decir que se tumbe, se siente y que pasee, se deje llevar por el arte, pues la experiencia está en la percepción, que siempre será diferente para todos", añadía la comisaría de la muestra, Elena Goroskova, durante la presentación de esta nueva escala de Van Gogh Alive en la capital.

Esta obra de arte multimedia combina la exposición de las pinturas con el espacio físico en el que se proyectan, utilizando más de 3.000 imágenes que transforman cada superficie. La muestra presenta, en una experiencia de 30 minutos, lo mejor de su prolífica producción (se calcula que pintó 930 lienzos y realizó más de 1.600 dibujos) y recorre alguna de las etapas más importantes de su carrera que se concentró entre 1880 y 1890: su estancia en la Real Academia de Bellas Artes de Bruselas, la parisina en la que experimentará con paletas luminosas; la de Arlés, donde destacarán las tonalidades amarillas; para acabar con su etapa azul y su reclusión en el sanatorio de Saint Rémy.

Para lograr esta experiencia totalmente inmersiva se ha desarrollado la tecnología SENSORY4, un sistema que aprovecha todas las posibilidades de un conjunto de potentes ordenadores, un sistema de software a medida que controla hasta 40 proyectores de alta definición y un innovador sistema de sonido envolvente digital. Todo ello acompañado, además ,de una selección temas musicales para acompañar a las imágenes de autores tan conocidos como Vivaldi, Bach, Satie, Saint-Saëns o Haendel.

La exposición incluye también una reproducción a escala real de la habitación de Van Gogh en Arlés, y un espacio para leer sobre la vida y obra del artista holandés.

Las entradas están ya a la venta en: www.vangogh.es y www.ticketbell.com. Precio: adultos 16 € , niños (4-15): 12 €, estudiantes, mayores de 65 años, desempleados y personas con discapacidad: 14 €. Ofertas especiales para grupos.

Willem Dafoe, un Van Gogh de cine

2019 será también el año en que Van Gogh vuelva al cine de la mano de Julian Schnabel. El realizador de Antes que anochezca y La escafandra y la mariposa dirige Van Gogh, a las puertas de la eternidad, filme en el que sumerge de lleno en la vida del atormentado artista y que Schnabel define como "una película sobre la creatividad y los sacrificios que tuvo que hacer Vincent para crear sus maravillosas obras maestras". En la piel del pintor, el actor Willem Dafoe (nominado recientemente al Globo de Oro al Mejor Actor Dramático por esta cinta) al que acompañan también Oscar Isaac, Mads Mikkelsen, Mathieu Almalric y Emmanuelle Seigner.

El actor Willem Dafoe y un autorretrato de Vincent Van Gogh

El actor Willem Dafoe y un autorretrato de Vincent Van Gogh.