PP y Cs pactan repartirse la presidencia del Parlamento y del Gobierno, con una Mesa con Vox y sin Adelante Andalucía

Juanma Moreno (PP) y Juan Marín (Cs).
Juanma Moreno (PP) y Juan Marín (Cs).
EFE
El Partido Popular y Ciudadanos (Cs) han cerrado este miércoles un acuerdo en virtud del cual la Presidencia de la Junta de Andalucía recaería en el líder del PP andaluz, Juanma Moreno. Mientras que la Presidencia del Parlamento iría a manos de la formación naranja, que aún no ha desvelado quien ocuparía dicha responsabilidad.

"Si todo marcha como está previsto y todos cumplimos, es más que previsible que yo sea el próximo presidente de la Junta de Andalucía". Así lo confirmó este miércoles el líder del PP-A, Juanma Moreno,tras la reunión mantenida con Ciudadanos para negociar la composición de la Mesa del Parlamento,que se constituye este jueves a partir de las 12.00 horas, dando así paso al inicio de la XI legislatura. El acuerdo original preveía incluir a todos los partidos en la Mesa del Parlamento, incluidos Vox y Adelante Andalucía. Sin embargo, esta última formación rechazó el pacto durante la noche de este mismo miércoles, tras lo que Ciudadanos retiró su propuesta de cederle un asiento en la Mesa.

Tras la renuncia explícita del candidato naranja, Juan Marín, -"No seremos un obstáculo para que se produzca el cambio en Andalucía", dijo-, la investidura de Moreno, según sus cálculos, podría tener lugar en torno al próximo 16 de enero.

El acuerdo cerrado entre ambas fuerzas políticas contemplaba, a priori, que la formación naranja ostentara la Presidencia del Parlamento, con una Mesa en la que tuvieran cabida todos los partidos políticos con representación en la Cámara, con voz y voto, incluido Vox.

Según la primera propuesta, los siete puestos de este órgano se repartirían entre Cs en la Presidencia, PSOE-A, PP-A y Adelante Andalucía en las vicepresidencias y PSOE-A, PP-A y Vox en las secretarías, este último con los votos de los populares. De esta manera, la formación naranja cedería uno de los sillones que le corresponde en función de los resultados electorales del 2-D a favor de la confluencia de Podemos e IU, que solo tendría que comprometerse a no presentar candidato y abstenerse en la votación.

No obstante, como a través de un comunicado, Adelante Andalucía quiso dejar claro anoche que no participará "de ningún pacto", que votará a sus propias candidaturas y que estará "frente a las derechas y la extrema derecha" en las votaciones a la Mesa, Marín reculó y retiró el puesto ofertado a la formación liderada por Teresa Rodríguez. "El escenario cambia por completo", afirmó entonces el líder de Cs, por lo que la formación naranja volverá a entablar contactos con PP-A y Vox.

Posición de Vox

Desde la extrema derecha, su presidente, Santiago Abascal, afirmó que tampoco van "a votar un gobiernoque no se siente a escuchar y atender a los representantes y las propuestas de 400.000 andaluces". "No hagáis caso a los especialistas en fake news ni a sus fuentes", añadió.

Ambas formaciones, de no sumarse a la propuesta, podrían quedar fuera de la Mesa. Sin embargo, el líder naranja reconoció haber hablado ya con el candidato de Vox en Andalucía, Francisco Serrano, para trasladarle su intención de «no excluir» a ninguna fuerza.

También Moreno insistió en que "Vox tiene representación en el Parlamento porque así lo han querido 400.000 andaluces, por lo que tenemos que dialogar con ellos". Este mismo miércoles, los números dos de cada formación, el popular Teodoro García Egea y Javier Ortega, se reunieron en Sevilla, donde los populares le trasladaron a Vox el acuerdo alcanzado, tanto a nivel programático como el de la Mesa.

"Ahora toca escuchar y dialogar", concluyó Moreno, quien también quiso agradecer a Cs su "lealtad" en las negociaciones que, pese a las discrepancias, han sido "fructíferas y fluidas". Marín, por su parte, dijo que "lo importante son las políticas, no los políticos", y confió en que la de este jueves sea en el Parlamento una jornada de "fiesta".

PP-A y Cs retomarán las negociaciones para, en una nueva fase, dar forma al Ejecutivo andaluz y definir el modelo de Gobierno, el número de consejerías que lo compondrán, sus competencias y las personas, y partidos, que las dirigirán.

En cuanto al PSOE-A, Marín aseguró haber tenido conversaciones con ellos, si bien los socialistas "han sido muy claritos" al decir que, de ningún modo, apoyarían el planteamiento de Cs yPP. Marín criticó que quieren "una Mesa excluyente", presentar a Susana Díaz a la investidura y rechazar cualquier acuerdo que incluya la entrada de Vox en el Parlamento.

Reacción de Adelante Andalucía

A pesar de la decisión de no respaldar el pacto, Adelante Andalucía no descarta acudir a los tribunales en caso de no conseguir un puesto en la Mesa. Así lo han trasladado los líderes de la confluencia y coordinadores generales de Podemos Andalucía e IULV-CA, Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo, respectivamente, en declaraciones a los periodistas en los pasillos del Parlamento, donde han insistido en que debe darse cumplimiento al referido artículo y que no hacerlo "sería una cuestión casi de prevaricación", si bien irán "paso a paso" a expensas de ver qué ocurre en la sesión constitutiva.

"Exigimos estar en la Mesa porque nos corresponde, va a ser un escándalo que Vox entre no porque tenga votos suficientes sino porque diputados del PP-A y Cs votarán a uno de Vox para que entre y se nos excluya a nosotros", ha censurado el líder andaluz de IU, que defiende que aplicar el artículo 36 "no es una concesión graciosa a Adelante sino un derecho que exigimos como propio votando a nuestros candidatos".

De hecho, la coalición va a proponer para ocupar la Presidencia del Parlamento andaluz a la parlamentaria por la provincia de Cádiz Inmaculada Nieto, mientras que para una de las tres vicepresidencias con las que cuenta la Mesa de la Cámara, va a postular a la diputada por Córdoba Ana Naranjo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento