Campaña 'Eat Original' para indicar el origen de todos los productos alimenticios.
Imagen de la campaña 'Eat Original' para exigir el origen de todos los productos alimenticios en su etiquetado. TWITTER/OCU

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) y la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) han lanzado una iniciativa conjunta que insta a la Unión Europea a establecer por ley la obligación de un certificado de origen en el etiquetado de todos los alimentos. 

Hasta el momento, solo algunos productos presentes en supermercados están sujetos a esta norma: la miel, el aceite de oliva, las frutas, las hortalizas, el pescado, la carne vacuna, ovina y caprina y la carne de aves de corral (carne fresca, congelada o refrigerada). El resto de alimentos quedan fuera de la lista y, por tanto, a menudo las etiquetas carecen de una información que estas organizaciones consideran básica. 

Por ello la nueva campaña, que se ha dado a conocer como 'Eat Original', pretende que las instituciones europeas inicien una legislación que obligue a cualquier producto en todos los países miembros a indicar su lugar de procedencia, ya sean frescos o manufacturados. 

El conjunto de personas agricultoras y ganaderas de España "considera que la falta de precios justos en origen para sus productos es el principal problema para la supervivencia de sus explotaciones. Los desequilibrios de la cadena agroalimentaria provocan que productores y productoras se vean incapaces de hacer valer su trabajo ante su destinatario final: los consumidores y consumidoras", señalan desde la UPA.

Con el objetivo de que dicho proceso sea más transparente, y en defensa del derecho a la información, la iniciativa ciudadana europea (el equivalente a una iniciativa legislativa popular a nivel europeo) a la que se han unido también organizaciones de agricultores de otros países como Italia, Grecia o Polonia, necesita reunir más de un millón de firmas procedentes de al menos siete países. 

Ni difícil ni caro

En cualquier caso, OCU y UPA esperan que 'Eat Original' alcance las 40.000 firmas solo en España. El texto que han lanzado en conjunto con hasta nueve organizaciones más recoge que es necesario:

- Hacer obligatoria la indicación del país de origen de los alimentos transformados y sin transformar que circulan en la UE, sin excepción alguna para marcas registradas ni indicaciones geográficas. 

- En el caso de los alimentos transformados, la obligatoriedad de etiquetar el origen de los ingredientes primarios cuando difiera del origen del producto final.

- Mejorar la coherencia de las etiquetas con información armonizada sobre los métodos de producción y transformación para garantizar la transparencia a lo largo de la cadena alimentaria.

La recogida de firmas para la ICE se inició el pasado 2 de octubre y durará 12 meses. "La campaña dura un año. Se trata de una vieja reivindicación de muchos sectores. Lo hacemos ahora porque hemos detectado una mayor sensibilidad", afirmó Montse Cortiñas, vicesecretaria general de la UPA durante la rueda de prensa el pasado 18 de diciembre.

Según una encuesta de OCU, un 59% de los consumidores y consumidoras considera muy importante conocer el origen de los alimentos que compra y consume e incluso están dispuestos a pagar hasta un 10% más por saber ese dato. "Si los agricultores quieren decir de donde vienen sus productos y los consumidores queremos conocerlo, ¿por qué la información se pierde por el camino?"

"Reconocer el origen ni es difícil ni caro, como en ocasiones se alega por parte de la industria con el objetivo no mostrar esta información", dicen desde la organización. Su director, Enrique García, remarcó en rueda de prensa que "el consumidor lo que necesita es una información veraz, que no induzca a error sobre el origen".