Donald y Melania Trump
Donald Trump y su esposa Melania responden a las llamadas de niños en el día de Navidad. JIM LO SCALZO / EFE

El presidente de los Estados Unidos y su esposa, Melania Trump llevaron a cabo esta Nochebuena una tradición por la que niños llaman al Centro de Defensa Continental de Colorado Springs para saber por dónde va Papá Noel (Santa Claus) en su tarea de repartir regalos.

En esta ocasión se habían desviado algunas llamadas a la Casa Blanca para que Donald Trump y Melania respondieran a las dudas de los pequeños.

En una de las llamadas, en la que Trump conectó con un niño de siete años llamado Coleman, le preguntó: "¿Sigues creyendo en Santa? Porque a los siete años es marginal, ¿no?".

Las respuestas de los niños no son audibles, así que se desconoce qué respondió el niño, aunque Trump sonrió al oírle y después le preguntó qué haría en las vacaciones de Navidad y qué tal le iba en el colegio, antes de darle saludos para su familia y colgar.

Esta es una tradición que se remonta a 1955 cuando la cadena de grandes almacenes Sears puso un anuncio para que los niños llamaran a Papá Noel. Pero el anuncio contenía un error y en lugar del número de teléfono de Santa Claus estaba publicado el número del Centro de Defensa Continental de Colorado Springs, una base estratégica de radar.

El coronel al mando ordenó a sus hombres que a todos los niños que llamaran se les diera la posición o la ubicación actual de Papá Noel y seguir a Santa Claus por el globo terráqueo, además de responder a las llamadas de los pequeños es una tradición desde entonces, que poco después asumió el NORAD, el Comando de Defensa Aeroespacial de América del Norte.