Al menos 371 personas han muerto, 128 permanecen desaparecidas y 1.459 han resultado heridas por el tsunami que golpeó el sábado el estrecho de Sonda, entre las islas indonesias de Sumatra y Java.

Las autoridades achacan el maremoto, que llegó a las playas sin activar las alarmas, al desplome de parte de la isla donde se encuentra el volcán Anak Krakatao, en el citado estrecho, a raíz de una fuerte erupción.

La ola gigante también provocó 11.687 desplazados y dañó 611 viviendas, 69 hoteles, 60 tiendas y 420 barcos en las costas que rodean el estrecho de Sonda.

El domingo, la Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BNPB) alertó ante la posibilidad de un segundo tsunami a raíz de la continua actividad del volcán Anak Krakatau, en una rueda de prensa retransmitida por medios locales.

La alerta se mantiene

Las autoridades han advertido a los residentes y a los turistas que se encuentran en las zonas de costa a lo largo del estrecho que se mantengan lejos de las playas, ya que la alerta por tsunami y fuerte oleaje se mantendrá activa hasta el 25 de diciembre.

"En el caso de terremotos, la posibilidad de un segundo tsunami es muy pequeña. Pero como este ha sido causado por una erupción, el escenario es diferente", comentó previamente Rahmat Riyono, director de la Agencia Meteorológica, Climatológica y Geofísica de Indonesia, en otra comparecencia ante los medios.

Este volcán, de 305 metros de altura, expulsó magma, rocas y una columna de humo a más de medio kilómetro desde su cumbre y 25 minutos después llegaron las olas —de hasta dos metros de altura— al litoral.

Lugar de vacaciones

El tsunami afectó especialmente al distrito de Pandenglang, a unos 100 kilómetros al oeste de Yakarta —en Java— y un enclave vacacional para los capitalinos, donde "muchos turistas" se encontraban en las playas cuando golpeó las olas gigantes, señaló Sutopo.

Indonesia se asienta sobre el Anillo de Fuego del Pacífico, una zona de gran actividad sísmica y volcánica que es sacudida al año por unos 7.000 temblores, la mayoría moderados.

El pasado 28 de septiembre, un terremoto de magnitud 7,5 en la zona central de la isla de Célebes desencadenó un tsunami que dejó 2.081 muertos y más de 200.000 desplazados, la mayoría en la localidad de Palu y sus alrededores.

Entre el 29 de julio y el 19 de agosto, una serie de temblores en la turística isla de Lombok, cercana a la isla de Bali, causó 564 muertos y más de 400.000 desplazados, la mayoría de ellos tras un devastador terremoto de magnitud 6,9 el 5 de agosto.