Punto G
Un equipo de ginecólogos afirma haber encontrado el esquivo punto G. ARCHIVO
Hemos oído hablar centeneras de veces sobre él. Aunque ya empezaba a ser una leyenda urbana, el mítico, el ansiado, el buscado Punto G, existe... y además lo dicen los científicos.

Así lo asegura el investigador italiano de sexología médica de la Universidad de L'Aquila, Emmanuele Jannini, quien afirma haber encontrado el Punto G escondido en un pequeño espacio entre la uretra y la vagina, y tiene un espesor superior a lo normal. Algo que ya afirmó en 1944 su descubridor, el alemán Ernst Gräfenberg.

No todas las mujeres tienen Punto G

Sólo hay un pequeño problema: no todas las mujeres lo tienen. "Sobre ellas es imposible intervenir. Estas mujeres sólo podrán disfrutar de orgasmos clitorianos", ha explicado Jannini.

Localizado mediante una ecografía

La radiografía del Punto G fue realizada con un método ginecológico muy común, la ecografía vaginal transversal. Para ello se reunió a un grupo de 20 mujeres jóvenes a las que preguntó si tenían orgasmos vaginales. En aquellas que declaraban tener esta clase de orgasmos se demostró que presentaban este espesamiento inusual entre la uretra y la vagina.

"Hemos demostrado con seguridad la existencia del Punto G en alguna mujeres. Y también la posibilidad de descubrirlo de una manera simple, con una ecografía habitual", ha declarado Janini. "Con este descubrimiento termina la época de la sexología basada en las opiniones".