Francisco Jesús Orozco Mengíbar en su ordenación como obispo de Guadix
Francisco Jesús Orozco Mengíbar en su ordenación como obispo de Guadix OBISPADO DE CÓRDOBA

La misa ha contado con la presencia del nuncio apostólico en España Renzo Fratini, cuatro cardenales, cinco arzobispos, catorce obispos, dos cabildos catedralicios, más de un centenar de sacerdotes y varios diáconos, así como "más de mil cordobeses" llegados de diversos puntos de la Diócesis de Córdoba, según ha detallado en un comunicado el Obispado de esta provincia.

El acto ha comenzado con la intervención del nuncio apostólico en España, monseñor Renzo Fratini, quien ha dirigido unas palabras al comienzo de la celebración para transmitir al nuevo obispo sus deseos de un "fértil servicio" a Guadix.

Tras él, ha intervenido el nuevo obispo, que ha pedido a los curas diocesanos de Guadix trabajar "como pastores cercanos a la gente, padres y hermanos que sean amables, pacientes y misericordiosos, que amen la pobreza, no tengan psicología de príncipes y sean pastores con olor a oveja".

En su alocución, ha citado también al Papa emérito Benedicto XVI y ha hecho suyas las palabras por las que el pontífice aseguró le "consuela que el Señor sepa trabajar con instrumentos insuficientes" y que se entrega a las oraciones de sus feligreses.

Tras el agradecimiento al nuncio del Papa en España, al que ha pedido que haga llegar al máximo pontífice su afecto filial y su gratitud, ha saludado a los cardenales, arzobispos y obispos presentes, y les ha agradecido la "acogida fraterna" que le han dispensado desde que se conociera su nombramiento el 30 de octubre.

De manera especial ha transmitido su gratitud a quienes han sido sus obispos consagrantes, que acompañaron su sacerdocio en Córdoba, así como a sus padres, familiares y paisanos de Villafranca de Córdoba, "por la presencia numerosa", sus oraciones y por "tanta alegría cristiana" por el hecho de que "el Señor ha llamado a un villafranqueño para ser obispo".

HOMILÍA DEL ARZOBISPO DE GRANADA

El arzobispo de Granada y ordenante principal, monseñor Francisco Javier Martínez, ha pronunciado la homilía en la consagración episcopal de monseñor Francisco Jesús Orozco, al comienzo de la cual ha asegurado que en la actualidad se vive en "un mundo herido, sobre todo, en el matrimonio, la familia y la esperanza", lo que provoca como "servicio urgente" ofrecer "la gracia de Cristo".

Así, ha manifestado que desde este sábado, monseñor Orozco "tiene que sostener y guiar a la Diócesis de Guadix". "Que tu ministerio haga de tu vida entera un instrumento precioso de la presencia salvadora de Cristo en la Diócesis de Guadix, tu Esposa y tu familia desde hoy", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Granada.