El autor confeso de la muerte de la joven zamorana Laura Luelmo, Bernardo Montoya, ha ingresado pasadas las cuatro de la madrugada en la prisión provincial de Huelva, tras decretarlo la titular del Juzgado de Instrucción 1 de Valverde del Camino (Huelva).

A su salida de los juzgados tras una declaración de cinco horas, Montoya se ha dirigido a los familiares de Laura Luelmo a través de las cámaras que grababan la escena: "Pido disculpas a la familia. Lo siento", declaró antes de entrar en el vehículo policial.

El sindicato de prisiones ACAIP ha informado de que el asesino confeso de la joven profesora ha ingresado en la prisión onubense, tras valorarse durante la tarde de ayer la posibilidad de enviarlo a esta cárcel, a Sevilla o a la del Puerto de Santa María (Cádiz).

Prisión provisional, comunicada y sin fianza

Según ha informado en un comunicado el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), esta le investiga por los delitos de asesinato, detención ilegal y agresión sexual.

En la comparecencia de medidas cautelares, el ministerio fiscal y la acusación particular solicitaron la prisión para el detenido, mientras que la defensa se opuso a esta medida.

La decisión de la jueza fue decretar prisión provisional, comunicada y sin fianza para este, y fue adoptada después de tomarle declaración.

Zona de aislamiento en prisión

Montoya fue detenido el pasado martes y, tras varias horas en el cuartel de la Guardia Civil de Valverde del Camino, se le trasladó a la Comandancia de Huelva, donde confesó ser autor de la muerte de Laura Luelmo.

Además, permanece en una zona de aislamiento en la prisión provincial de Huelva, sin contacto con otros presos por su propia seguridad, han informado fuentes penitenciarias.

Estas fuentes han indicado que Montoya sólo tiene la compañía de un recluso de los considerados "de confianza" y que permanece sin más contacto con el resto de la población reclusa que la de ese interno, que posiblemente sea cambiado por otro en los próximos días.

Por el momento se desconoce cuándo pasará a un módulo "normal" de la cárcel onubense.