Rivera y Arrimadas coinciden en que Cataluña está "gobernada por los CDR" y Casado habla de "traición a España"

El presidente de Ciudadanos Albert Rivera, y la líder del partido en Cataluña Inés Arrimadas, comparecen en rueda de prensa en el parlamento de Cataluña, donde se ha reunido con el grupo parlamentario de Ciudadanos.
El presidente de Ciudadanos Albert Rivera, y la líder del partido en Cataluña Inés Arrimadas, comparecen en rueda de prensa en el parlamento de Cataluña, donde se ha reunido con el grupo parlamentario de Ciudadanos.
EFE/ Quique García

"Torra quería esto, quería que las familias que ven esto por la televisión sientan miedo, pero no estáis solos". Fueron palabras de Inés Arrimadas, la líder de Ciudadanos en Cataluña para analizar los incidentes que se han producido con los CDR en el contexto del Consejo de Ministros celebrado en Barcelona este viernes. "Cataluña está gobernanda por los CDR", sostuvo.

"Vamos a seguir defendiendo la democracia", ha dicho Arrimadas en una rueda de prensa en el Parlament, acompañada por Albert Rivera, que se ha sumado a ese discurso asegurando que Quim Torra es el "inductor" del "secuestro de Cataluña".

Pero para el presidente de la formación liberal, toda esta situación arrancó el jueves en lo que para él fue la imagen de "la claudicación, de la humillación", refiriéndose a la reunión entre Pedro Sánchez y el presidente de la Generalitat. Según Rivera, Torra está aprovechando la coyuntura en Cataluña para "destruir España".

Casado habla de "traición a España"

Por su parte, el presidente del PP, Pablo Casado, se ha referido a las situaciones de tensión vividas en las manifestaciones, con agresión a un periodista incluida. El líder popular fue rotundo: "Hay que ilegalizar esta kale borroka independentista, y romper el diálogo vergonzante con quien les jalea". Además, calificó los encuentros del Gobierno y el Govern representan "una traición a España".

Para Casado, Sánchez recibió de Torra el mismo saludo "que reciben los jefes de Estado extranjeros". Reiteró que se trató de una humillación por hacerlo público y forzar una foto que parecía de dos Gobiernos de países distintos. "No se inicia un diálogo; fue la negociación de la ruptura de la soberanía nacional", esgrimió.

"Hay un presidente de España que se reúne con alguien que lleva un lazo amarillo, y ese lazo dice que en España hay presos políticos". Recurriendo de nuevo a los símbolos, el PP mantiene que propagan un tipo de discurso "que hay que evitar". Y sentenció: "El centro de mando del independentismo catalán ya está en el Palacio de la Moncloa".

Casado reflexionó que lo que "urge" en España es primero una aplicación del 155 y posteriormente la convocatoria de elecciones. "Aquí no se está hablando de transferencias, sino de algo mucho más profundo", concluyó.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento