Una joven, durmiendo en el aeropuerto de Gatwick, cerrado por dos drones
Una joven, durmiendo en el aeropuerto de Gatwick, cerrado por dos drones EFE

El aeropuerto Gatwick de Londres acaba de anunciar la reapertura "para un número limitado de vuelos", más de 24 horas después de ser clausurado por el acoso de dos drones que obligó a cerrar todo el tráfico aéreo en el segundo aeropuerto de Londres, Gatwick, y afecta ya a más de 120.000 pasajeros en plena tempoada de vacaciones navideñas.

En concreto, Gatwick tenía este viernes planificados 765 despegues y aterrizajes, con 126.000 pasajeros. Actualmente se prevé la cancelación del 18% de los mismos, 140 vuelos.

La Policía ha anunciado que está dispuesta a derribar los drones, que aparecen intermitentemente sobre las pistas, según informa la BBC. Incluso el Ejército se ha desplegado en el aeródromo para ayudar en la operación policial para localizar al responsable.

La aerolínea Easyjet ha anunciado que uno de sus vuelos ha conseguido aterrizar, auque el aeropuerto continúa parcialmente cerrado. El aeropuerto recomendó a los pasajeros que se pongan en contacto con sus aerolíneas antes de acudir a la terminal aérea y advirtió de que se esperan retrasos y cancelaciones de vuelos.

La Policía informó anoche de que se observaron drones hasta 50 veces durante un periodo de 24 horas desde el miércoles por la noche, cuando debieron suspenderse los vuelos. El Gobierno británico dispuso anoche el levantamiento de algunas restricciones nocturnas de vuelos en algunos aeropuertos británicos para minimizar las consecuencias del incidente en Gatwick.

Gatwick, ubicado a las afueras de Londres y por el que pasan más de 32 millones de personas al año, tuvo que desviar vuelos a otros aeropuertos e, incluso, a ciudades como París y Amsterdam. La Policía de Sussex, sur de Inglaterra, donde está Gatwick, admitió que este ha sido un incidente "deliberado" para alterar la actividad operativa en el segundo aeropuerto británico.

Miles de personas se han visto obligadas ha pasar la noche en la terminal del aeropuerto, soportando bajas temperaturas. El caos en el que han sumido los drones al aeródromo amenaza miles de reuniones familiares por Navidad.

La última vez que se divisó a los drones, que aparecen cada tanto tiempo, fue a las 20.30 hora local.