Luis Bárcenas
El extesorero del PP Luis Bárcenas. J. J. Guillén / EFE

El juez que investiga la caja b del PP, José de la Mata, toma este viernes declaración al extesorero del partido Luis Bárcenas y a su esposa Rosalía Iglesias en relación al contenido de la documentación que supuestamente les fue sustraída a manos de su chófer en el marco de la operación Kitchen.

De la Mata acordó citar al matrimonio Bárcenas —imputando por primera vez a Iglesias en esta causa—, después de que el juez del caso Villarejo, Diego de Egea, abriera una nueva pieza secreta, la número siete, para investigar los pormenores de esta operación, que el Ministerio del Interior ha confirmado que se llevó a cabo con confidentes de la Policía pagados con fondos reservados.

Al conocer que se estaban investigando estos hechos, Bárcenas y su esposa pidieron a De Egea personarse como acusación en esa pieza en concepto de perjudicados por ese entramado policial que se conformó en 2013 para hacerse con la documentación que guardaba el extesorero.

A su vez, De la Mata, reclamó a Interior un informe urgente sobre los "objetivos, preparación, aprobación, ejecución, reporte, supervisión y control" de esa operación y llamó a declarar al matrimonio tras recibir de El Mundo copia de una serie de documentos que publicó este diario asegurando que eran parte de los sustraídos en Kitchen.

"Ingresos y gastos" del PP

Según el auto de citación, se trata de una serie de manuscritos de Rosalía Iglesias, anotaciones de Bárcenas y de otros documentos "referidos a ingresos y gastos del Partido Popular" y que son distintos a los famosos papeles que aportó al juzgado el extesorero en 2013.

Interior le remitió días después una avance del informe que le había reclamado en el que indicaba que se han hallado evidencias de la operación Kitchen, que supuestamente se pudo en marcha para espiar y sustraer documentos al extesorero.

"De los indicios recopilados hasta el momento, se conoce que en dicha operación han participado funcionarios adscritos a la sazón (años 2013 a 2015 aproximadamente) a la Dirección Adjunta Operativa del CNP así como a la Comisaría General de Información, existiendo la constancia de colaboradores o informadores, alguno de los cuales recibía una remuneración periódica a cambio de la información facilitada", señalaba el informe.

Entre esos confidentes se encontraría el chófer de Bárcenas, Sergio Ríos, del que se sospecha llegó a percibir 48.000 euros por sus servicios en Kitchen.

Ríos, al que la Policía Nacional ha abierto un expediente disciplinario al conocer que se le estaba investigando, compareció como imputado la semana pasada ante el juez del caso Villarejo, pero se acogió a su derecho a no declarar y quedó en libertad sin medidas cautelares al no haberlas tampoco solicitado la acusación.