El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el president catalán, Quim Torra, han hablado este jueves de "la existencia de un conflicto sobre el futuro de Cataluña" y apostaron por un "diálogo efectivo" para encontrar una solución que cuente con un "amplio apoyo" entre la sociedad catalana.

Los presidentes se reunieron finalmente a solas en el Palacio de Pedralbes durante más de una hora. Al final, se les unieron los dos miembros de cada uno de sus gobiernos que se habían reunido en otra sala para hacerse una foto que finalmente el Gobierno no pudo evitar.

La de este jueves fue una cita muy medida, con detalles peleados por las partes hasta el final. De ella salió un comunicado conjunto en el que, si bien el Gobierno reconoce que hay un "conflicto" en Cataluña, también queda claro que no comparte con la Generalitat "origen, naturaleza o vías de resolución".

Sánchez y Torra, que se reencontraron tras una primera reunión en agosto en la Moncloa, sí estuvieron de acuerdo en mantener el diálogo. Hablarán para encontrar "una propuesta que cuente con un amplio apoyo en la sociedad catalana". Y también para "atender las necesidades de la sociedad y avanzar en una respuesta democrática" a sus demandas.

No evita la foto

Sánchez y Torra se reunieron en medio de una elevada tensión entre sus equipos, tras dos días de desacuerdos para cerrar los últimos, pero importantes, flecos de la cita. Finalmente, los presidentes se reunieron a solas y sus vicepresidentes, Carmen Calvo y Pere Aragonés, lo hicieron en paralelo junto a la ministra de Política Territorial, Meritxel Batet, y la consellera de Presidencia, Elsa Artadi.

Al final de esos dos encuentros se produjo algo muy importante para el Govern y que la Moncloa había intentado impedir, sin éxito. Vicepresidentes, ministra y consellera se unieron a Sánchez y Torra para una foto con la que la Generalitat podrá propagar su versión de que lo que sucedió en Barcelona fue una cumbre bilateral.

Así lo daban por descontado en el Gobierno y se demostró en cuanto los presidentes abandonaron Pedralbes de camino a la cena de la patronal catalana Foment del Treball a la que ambos asistieron. La web del Govern calificó la reunión de "cumbre entre gobiernos".

Ya en la cena con los empresarios, Torra celebró haber podido hablar de "todo" con Sánchez y explicó que también coincidieron en explorar un pacto "de desfranquización del Estado y de aislar a la extrema derecha". El presidente afirmó que "frente a la gesticulación y el ruido, diálogo, diálogo y diálogo".

Al término de la reunión de Pedralbes,  Batet precisó que el compromiso consiste en buscar "una solución política dentro de la Constitución", porque, dijo, "no hay otra salida para abordar un problema político".

"Derecho de autodeterminación"

Artadi indicó que Torra sí mencionó "el derecho de autodeterminación". Por el contrario, negó que hablaran de los Presupuestos, horas después de que los partidos que forman el Govern, ERC y PDeCAT, apoyaran en Madrid la senda de déficit del Gobierno. Tampoco de indultos para la cúpula del procés si son condenados.

 Superada la reunión de Sánchez y Torra, este viernes se celebra en Barcelona un Consejo de Ministros que dará luz verde a una inversión de 112 millones para contratos de obras en distintas carreteras catalanas.

También, la subida del salario mínimo a 900 euros, el de los funcionarios un 2,25% y 350 millones en subvenciones para formación de personas ocupadas.

Encuesta

¿Te ha parecido adecuada la reunión entre Sánchez y Torra?

Siempre es positivo el diálogo entre representantes políticos
35,77 % (3069 votos)
La reunión sí, pero no el formato y el comunicado
14,18 % (1217 votos)
No, ha sido inadecuada en cualquier caso
50,05 % (4294 votos)