Vladimir Putin en una rueda de prensa antes de fin de año
Vladimir Putin en la tradicional rueda de prensa antes de fin de año. Yuri Kochetkov / EFE

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, se ha mostrado de acuerdo con su homólogo de Estados Unidos, Donald Trump, y también ha cantado "victoria" en la lucha contra el grupo terrorista Daesh en Siria, un día después de que Washington confirmase el inicio del repliegue de tropas.

"Hemos derrotado a ISIS en Siria, mi única razón para estar ahí durante la Presidencia Trump", declaró el mandatario norteamericano en Twitter el miércoles, poco antes de que la Casa Blanca anunciase el repliegue escalonado de unos 2.000 efectivos militares.

Tras las críticas de algunos aliados europeos de Estados Unidos como Reino Unido y Francia e incluso de los propios rebeldes sirios, Putin ha salido en defensa de Trump. "En cuanto a la victoria sobre Daesh, en general estoy de acuerdo con el presidente de Estados Unidos", ha dicho Putin durante su macro rueda de prensa anual, según la agencia Sputnik.

"Si EE UU ha decidido retirar sus tropas de Siria, entonces es el paso correcto", dijo Putin, aunque Rusia no tiene de momento "indicios" de que vaya a ocurrir pronto. "EE UU está presente en, digamos, Afganistán. ¿Por cuánto tiempo? 17 años. Y casi cada año dicen que sacarán sus tropas. Por el momento, siguen allí", comentó.

Para él, la presencia de EE UU, que tachó de "ilegítima", carece de sentido cuando todo apunta a que Siria se encuentra a punto de comenzar un proceso de solución política tras la guerra que comenzó en marzo de 2011.

Rusia también tiene efectivos desplegados en Siria, aunque en su caso como apoyo al régimen de Bashar al Assad. De hecho, las voces críticas del último movimiento de Trump consideran que da alas a las aspiraciones de Damasco y de sus principal aliado internacional, Moscú.

Reacciones a la retirada de tropas

La retirada de las tropas de EEUU de Siria ha sido recibida con miedo por sus aliados en la zona, Israel y las milicias kurdas, que temen una guerra, y el apoyo total de Rusia y Turquía, que ven el camino más libre para sus intereses.

Las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), alianza armada encabezada por las milicias kurdas que lucha contra el grupo terrorista Daesh con el apoyo de Washington, advirtieron este jueves de que la retirada "afectará a la estabilidad y la paz mundial". La decisión de Trump supone un "un impulso político y militar sobre el terreno" para los yihadistas, agregaron.

Las FSD, lideradas por las milicias kurdas YPG, también temen que Turquía lance un operación militar en el territorio del norte del país bajo su control para arrebatárselo, como ya hizo con el cantón de Afrín, que suponga un baño de sangre para la población kurda de la zona. De hecho, la primera reacción de Ankara tras el anuncio de EE UU ha sido la de prometer que "enterrará" a los milicianos de las YPG en las zanjas que éstos han cavado en previsión del conflicto.

Algunos hablan ya de "guerra"

La presencia de Irán en la zona también despierta temores en el gran aliado de EEUU en la región, Israel. El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, aseguró este jueves que su país seguirá actuando "agresivamente contra Irán y sus intentos de establecerse en Siria" y añadió que sabe que tiene el "apoyo y respaldo de Estados Unidos", según un comunicado oficial.

Menos cauto que el primer ministro fue su extitular de Defensa Avigdor Lieberman, para quien la retirada de las tropas estadounidenses podría resultar en una guerra abierta entre Israel y las fuerzas apoyadas por Irán en ese país.

El repliegue "aumenta significativamente las posibilidades de conflicto abierto en el norte, tanto en el Líbano como en Siria", dijo.