El aeropuerto Gatwick, a las afueras de Londres, mantiene este jueves suspendidos todos sus vuelos después de que la pista fuese cerrada la noche de este miércoles por la presencia de dos drones en las cercanías de la terminal aérea. La situación en la terminal sigue siendo caótica, pues solo este jueves se esperaban 765 vuelos y 120.000 pasajeros.

El ministro de Defensa británico, Gavin Williamson, ya ha confirmado que el Ejercito ayudará en la operación para neutralizar los drones que han provocado la suspensión del servicio aéreo en el aeropuerto londinense.

En declaraciones a la cadena Sky News, Williamson manifestó que no puede revelar qué funciones desempeñará en concreto el Ejercito, pero recordó que este "siempre está listo para ayudar a las autoridades civiles".

El aeropuerto de Gatwick, el segundo más grande del Reino Unido, se encuentra desde la noche de este miércoles inactivo por la aparición de dos drones cerca de las pistas, en un incidente calificado por la Policía como "deliberado". Las pistas fueron reabiertas por espacio de unos 45 minutos durante la pasada madrugada.

Según fuentes consultadas por la cadena pública BBC, los vuelos continuarán cancelados en las próximas horas.

Dos drones

Muchos aviones fueron desviados a otros aeropuertos, incluso a los de París y Ámsterdam, mientras las autoridades aeroportuarias han pedido a los pasajeros que se pongan en contacto con sus aerolíneas para conocer el estado de sus vuelos.

"Después de informaciones sobre la presencia de dos drones que volaban sobre la pista del aeropuerto de Gatwick sobre las 21.00 horas (GMT), la pista fue cerrada desde las 21.03 del miércoles 19 de diciembre hasta las 03.01 del jueves 20 de diciembre", señaló un comunicado divulgado por el aeropuerto.

"Desafortunadamente, otra observación de drones en las proximidades del aeropuerto obligó al cierre de la pista otra vez sobre las 03.45 mientras investigamos esto con la Policía de Sussex", agrega la nota.

765 vuelos

Gatwick, ubicado a las afueras de Londres y por el que pasan más de 32 millones de personas al año, tenía programados para esta jornada 765 vuelos y se esperaban 120.000 pasajeros, precisó una portavoz de la terminal aérea.

La primera ministra británica, Theresa May, expresó su solidaridad con los miles de afectados y afirmó que su Ejecutivo continúa trabajando con las autoridades del aeródromo y con la policía para tratar de solucionar la situación.

"Lo siento por todos los pasajeros cuyos planes de viaje se han visto interrumpidos por esta actividad; ya se han tomado medidas al respecto", manifestó la jefa de Gobierno.

May reconoció que el incidente se produce en un momento del año "especialmente difícil", por el aumento del tránsito aeroportuario debido a la proximidad de las fiestas navideñas.

"Ya hemos aprobado la legislación en relación al uso de drones, por lo que, como ya ha quedado claro, lo que hemos visto es una actividad ilegal y aquellos que pongan en peligro un avión se pueden enfrentar a hasta cinco años de prisión", aseveró.

En el Reino Unido es ilegal utilizar estos aparatos voladores dirigidos por control remoto a un kilómetro de los aeropuertos y hay una pena de cinco años de cárcel por poner en peligro un avión.

Según los medios británicos, algunos viajeros pasaron horas en los aviones que no podían despegar. El aeropuerto, el segundo de Londres, precisó que trabaja con las aerolíneas para "facilitar a los pasajeros alojamiento en hoteles" o facilitarles alternativas de viaje. Un portavoz de la terminal se disculpó por esta inconveniencia para los viajeros.

Acto deliberado

La Policía, por su parte, cree que el uso de drones en el aeropuerto londinense de Gatwick, que ha obligado a suspender los vuelos, es un "acto deliberado" para interrumpir la actividad de la terminal, pero descarta que se trate de terrorismo.

Agentes de las fuerzas del orden de los condados de Sussex y Surrey, en el sur de Inglaterra, patrullan la pista aérea y las áreas circundantes a fin de localizar a la persona que hace volar estos aparatos por control remoto, una situación que se ha prolongado por unas diez horas.

"Cada vez que tratamos de llegar cerca del operador, el dron desaparece. Cuando vemos si reabrimos la pista, el dron vuelve a aparecer. Estoy totalmente convencido de que es un acto deliberado para interrumpir el aeropuerto de Gatwick", afirmó el superintendente de la Policía de Sussex, Justin Burtenshaw.

El responsable de Seguridad Aérea de la Asociación Británica de Pilotos Aéreos (BALPA, en inglés), Rob Hunter, señaló que la gente debe entender que estos aparatos no son solo unos juguetes y pueden tener "consecuencias catastróficas" si chocan contra un avión.