Arturo Valls y Blanca Suárez, en 'El hormiguero'.
Arturo Valls y Blanca Suárez, en 'El hormiguero'. ANTENA 3

Arturo Valls demostró en el programa de este miércoles de El hormiguero que está profundamente enamorado de 'su mujer' y por la que siente una gran admiración.

El actor y presentador y Blanca Suárez acudieron al programa de Antena 3 para presentar su nueva película, Tiempo después, la nueva comedia de José Luis Cuerda, que llegará a los cines el 28 de diciembre y que "tiene la esencia de Amanece que no es poco. Es la secuela espiritual", admitió Suárez.

Tras explicar el argumento de la película, Pablo Motos les dijo que Tiempo después "es como Los mercenarios, pero en comedia" ya que cuenta con numerosos cómicos destacados del panorama español. "Está lo mejorcito del cine español, y yo", admitió Valls entre risas. Aparte de tener un papel destacado en la película, el actor también es productor del filme, y recordó que "cuando empecé a llamar a compañeros para pedirles que aparecieran, antes de que terminara ya me estaban diciendo que sí querían participar. Es una película hecha por fans".

Pero el momento más emotivo de la noche ha sido cuando Valls dijo: "Trabajar con gente a la que admiras es lo mejor, y también nos pasa en la vida, me gusta que mis amigos sea gente a la que admiro". Y añadió: "Mi mujer, por ejemplo, la admiro, es que, si no no podría ser mi pareja, la admiro mucho y es que encima hoy es su cumpleaños", comentó entre risas. mientras la cámara la enfocaba en las gradas del plató y ésta se tapaba con un folio la cara con ciertas muestras de vergüenza ante el comentario de su pareja.

Tanto Valls como Blanca Suárez entraron en el clásico coche descapotable para los miembros del Club Platino de El hormiguero. Motos les tenía preparadas sus tazas personalizadas, su silla plateada y la recopilación de las mejores imágenes de sus nueve visitas anteriores al programa. Al terminar, Suárez preguntó: "¿Pero con esto me dan puntos o algo?", a lo que el presentador le dijo que podían visitar el programa cuando quisieran y que podían pedir lo que deseasen. Valls se lo tomó al pie de la letra y pidió una horchata. Motos titubeó, pero al final el actor se salió con la suya y se tomó una horchata junto a su compañera para despedir el programa.